España reducirá el déficit, pero incumplirá los objetivos este año y en 2016

El comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, presenta las previsiones macroeconómicas de invierno de la Comisión Europea para 2014, 2015 y 2016 para la Unión Europea (UE) y la eurozona, en Bruselas.

El comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, presenta las previsiones macroeconómicas de invierno de la Comisión Europea para 2014, 2015 y 2016 para la Unión Europea (UE) y la eurozona, en Bruselas.

España conseguirá este año y el próximo rebajar el déficit, pero aún así incumplirá los objetivos fijados por sus socios europeos con un 4,5 % del PIB en 2015 y un 3,7 % en 2016, auguró hoy la Comisión Europea (CE), que apunta a los riesgos que suponen las autopistas de peaje y el año electoral.

 

En las previsiones macroeconómicas publicadas hoy, la CE advierte de algunos riesgos en la reducción del déficit de España, entre los que apunta a la “incertidumbre con respecto al impacto de la reforma fiscal sobre los ingresos”.

 

El Ejecutivo comunitario también incluye en esos riesgos a “los pasivos contingentes en el sector de las autopistas (en referencia a las autopistas de peaje con problemas económicos) y a la implementación (de medidas) en un año electoral”.

 

La CE subraya que la consolidación fiscal continuó en España a lo largo de 2014, de manera que solo en los tres primeros trimestres del año el déficit alcanzó el 3,6 % del PIB, sin tener en cuenta la ayuda a la banca en dificultades.

 

De este modo, el Ejecutivo comunitario mantiene su estimación de que España cerrará 2014 con un desvío del 5,6 %, por debajo del 5,8 % que le exigía Bruselas y solo una décima por encima de la meta del 5,5 % que se había marcado el Gobierno español, también sin contar las recapitalizaciones bancarias.

 

Para 2015, la CE ha mejorado de nuevo sus previsiones para el déficit español, aunque solo una décima, dado que en sus anteriores cálculos, publicados en noviembre, lo situaban en el 4,6 % y ahora confía en que baje hasta el 4,5 % del PIB.

 

Ello supone, por ahora, que España incumplirá el objetivo del 4,2 % establecido por la Unión Europea (UE).

 

El próximo año, explican los servicios de Economía de la CE, el déficit descenderá hasta el 3,7 % del PIB, nueve décimas por encima del 2,8 % fijado por los socios para España, en el año límite para que el Estado sitúe su desvío por debajo del máximo del 3 % que establece el Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC).

 

En sus perspectivas de otoño pasado, la Comisión auguraba para 2016 un déficit del 3,9 % del PIB, dos décimas peor.

 

El Ejecutivo comunitario afirma también que la reducción del déficit en España “se apoya principalmente en la mejorada previsión para el crecimiento económico” del país, y destaca la disminución del desvío este año y el próximo “pese al impacto de los recortes tributarios implementados recientemente”.

 

También argumenta que “la reducción del déficit queda obstaculizada por un crecimiento nominal tenue, que lastra la evolución de los ingresos”.

 

Además, el Ejecutivo comunitario ve los citados riesgos del impacto de la reforma fiscal en los ingresos, el rescate de las autopistas y el año electoral en España.

 

Igualmente los gastos en pensiones seguirán aumentando, destaca la CE, pero el desempleo se irá reduciendo y por tanto se limitará el aumento de las transferencias sociales “en un futuro próximo”.

 

Asimismo, gracias a unos tipos de interés más bajos, el gasto en intereses debería “moderarse”.

 

El déficit estructural de España, que no incluye los gastos e ingresos de carácter cíclico, aumentará en unos 0,25 puntos al año en 2015 y 2016, alcanzando el 2,75 % el ejercicio próximo.

 

Los todavía elevados déficit públicos de España y un bajo crecimiento nominal situarán la deuda en el 101,5 % del PIB este año, antes de empujarla hasta el 102,5 % en 2015.

 

RAJOY

 

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha expresado hoy su orgullo por el hecho de que la Comisión Europea haya aumentado sus previsiones de crecimiento para España, después de que sus ciudadanos hayan sabido dar “una batalla muy dura” para hacer frente a la crisis.

 

Rajoy se ha referido a las previsiones de la Comisión Europea (que ha aumentado al 2,3 por ciento el crecimiento previsto para España en 2015) en su intervención en la visita que ha realizado a la factoría de Ford en la localidad valenciana de Almussafes junto al presidente mundial de esta compañía, Mark Fields.

 

“Podemos sentirnos orgullosos, pero en ningún caso satisfechos. Lo estaremos cuando la recuperación llegue a todos, y yo adelantó que el Gobierno no descansará hasta conseguirlo”, ha subrayado antes de enfatizar: “Estamos en el punto de partida, pero ya hemos vuelto a él”.

 

El jefe del Ejecutivo ha recordado que, según ha avanzado la Comisión, España va a ser, de los grandes países de la UE el que más crezca, con el 2,3 por ciento, y el siguiente, Alemania, con el 1,5 por ciento.

 

Ha insistido en que cuando él ha escuchado esas previsiones ha sentido “un legitimo orgullo”.

 

“Hace dos años, estábamos en el furgón de cola y, para muchos, éramos un problema para Europa y todo el mundo hablaba de cuándo se iba a rescatar a España, pero el pueblo español ha sabido dar esta batalla, que ha sido muy dura”, ha reiterado.

 

 

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada

Etiquetas: