El aceite de oliva, un bien cada vez más valioso por su escasez

Muchos aceiteros españoles siguen vendiendo a granel el líquido alimento, en muchas ocasiones a los mayoristas italianos

aceite_olivaUn tsunami se cierne sobre el aceite de oliva y otros vegetales y hortalizas. La sacudida ha afectado a calabacines, berenjenas y alcachofas y ahora le llega el turno al oro verde líquido. Un clima extremo y exigente y una demanda creciente explican a grandes rasgos este fenómeno.

Desde el mercado mayorista y el Ministerio de Agricultura afirman que los precios están volviendo paulatinamente a la normalidad. En el caso de la alcachofa, Grecia, Italia e Israel, otros países proveedores, vieron perder sus cosechas por las nevadas y España se convirtió en una despensa alternativa. Pero los temporales que sacudieron Alicante, Murcia y Almería añadieron más tensión al mercado y menguaron la cosecha en un momento de gran demanda exterior. La semana pasada, en Reino Unido, varios supermercados comenzaron a racionar el número de lechugas y brócolis por cliente y el tabloide The Sun incluso culpó a los productores, injustamente, de esconder el producto.

Pero solo en España, primer productor mundial de aceite, la cosecha ha caído un 40%. Mientras que en Italia, el segundo, una plaga de Xylella ha arrasado más de un millón de olivos y de la que se han detectado casos aislados en Islas Baleares.

Como resultado, estos días el precio de los vírgenes extra repuntan un 0,44% y se sitúan en los 3,74 euros por kilo y los lampantes de menor calidad ganan casi un 2% y se pagan ya a 3,55 euros por kilo. Solo los aceites de oliva vírgenes se deprecian un ligero 0,25% y se quedan en 3,62 euros por kilo, de acuerdo con la misma fuente.

Las cotizaciones en origen, que marca España, también están repuntando en el resto de los países mediterráneos, como Italia, que sólo en diciembre pasado había producido un 85% menos interanual. Del 30 de enero al 5 de febrero de 2017, este país experimenta una nueva subida generalizada en todas las categorías respecto a la semana anterior, de forma que los vírgenes extra se pagan ya a 5,85 euros por kilo; los lampantes a 3,05 y los vírgenes a 3,88 euros. En el último año, los valores de los distintos tipos de aceite de oliva han repuntado entre el 19,3 y el 58,1%, según cuenta Valenciafruits.com. En Grecia, los vírgenes extra oscilan entre los 3,31 y los 3,85 euros por kilo; y en Túnez van de los 4,08 a los 4,25 euros.

El aceite se está convirtiendo en un bien cada vez más valioso por su escasez, mientras la demanda repunta por el creciente reconocimiento de sus cualidades culinarias y el tirón del consumo que viene de Estados Unidos, China y otros países emergentes. Los productores españoles están viéndose obligados a tirar de sus reservas para cumplir con los pedidos de exportación, incluidos los de EEUU.

Y pese a este contexto idílico para un productor, muchos aceiteros españoles siguen vendiendo a granel el líquido alimento -en muchas ocasiones a los mayoristas italianos- en vez de envasarlo y venderlo con marca y denominación propia en el mercado.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada