Manuel Moreira, presidente de la Câmara de Amares: “As Papas de Sarrabulho llevan el nombre de Amares muy lejos”

“Este año tenemos el objetivo de llegar a 25.000 visitantes”

Entrevista de Grupo ES. al Presidente de la Câmara de Amares, Manuel Moreira.

Entrevista de Grupo ES. al Presidente de la Câmara de Amares, Manuel Moreira.

Amares es un municipio luso circundado por dos ríos, el Homem y el Cávado, “algo único en Portugal”, como destaca el presidente de la Câmara Municipal, Manuel Moreira. Amares es uno de los 14 concejos que integran el distrito de Braga. Con sus 16 ‘freguesías’, Amares tiene una superficie de 83 quilómetros cuadrados lo cual, como destaca Moreira, es una notable proporción para sus casi 20.000 habitantes.

El presidente de la Câmara define Amares como un municipio “rico en gastronomía y patrimonio”.

Amares está a una semana del Festival de las Papas de Sarrabulho que llega a su décimo quinta edición, entre el 25 y el 28 de febrero.

“Las Papas de Sarrabulho es el plato típico del norte”, cuenta su alcalde y “lleva muy lejos el nombre” de este municipio. En los tres días que dura la fiesta, se acercaron, en su última edición,  20.000 personas dispuestas a degustar este plato típico de la cocina portuguesa. Originarias del Minho, en el norte de Portugal, Las Papas de Sarrabulho tienen en Amares su máximo exponente. Los ingredientes principales son la sangre de cerdo (sarrabulho) y la harina (papas), acompañados de diferentes preparaciones mezcladas de carne de cerdo y de gallina.

El presidente de Amares declara a Grupo ES. que “este año tenemos el objetivo de llegar a 25.000 visitantes”. Por tanto, cinco mil más que en 2016.

Además de las Papas de Sarrabulho, en Amares se da muy bien, por sus condiciones climáticas, el cultivo de cítricos como la naranja. Tiene una cáscara fina y entre mayo y agosto está su mejor momento; sabrosa y suculenta. Este cítrico es la base para muchas elaboraciones de dulces, como pudin de naranja o zumos y compotas, entre otros.

En resumen, Amares tiene una “gastronomía de paladar casero” como describen las publicaciones turísticas de este municipio.

El vinho verde blanco, especialmente el que procede de la casta loureiro, es uno de los más importantes aliados de la gastronomía amarense. Este vinho verde, único en el mundo, se caracteriza por su levedad aromática y por su mediano grado alcohólico, destacando por su frescura. En los tintos destacan las castas de  Vinhão y Borraçal.

Manuel Moreira destaca también el “rico patrimonio” de Amares. Es tierra de “solares medievales y monasterios” como dice su promoción turística.

El Mosteiro de Santo André de Rendufe (siglo XII), benedictino masculino, destaca por su retablos dorados, de estilo barroco nacional. Su visita proporciona un viaje por los estilos arquitectónicos que van de la energía y el movimiento del barroco hasta la sobriedad del Neoclásico.

En un lugar privilegiado por la naturaleza, Amares presume también del Santuario de Nossa Senhora da Abadía (XVII y XVIII) sobre la antigua capilla románica. Los alrededores del Santuario son paradisiacos. El murmullo del agua y el gorjeo de las aves son los únicos que quiebran el silencio.  El museo de arte sacro, en el propio santuario, hace de la visita una inmersión en la manifestación religiosa.

Para Manuel Moreira, el Mosteiro e Pousada de Santa María de Bouro es otro lugar del “rico patrimonio” amarense. Fundado en el siglo XII perteneció a la Orden del Císter. Su arquitectura religiosa exhibe estilos como románica, manierista, barroca, Rococó, neoclásica y contemporánea.  Parte del monasterio fue adaptado para una ‘Pousada de Portugal’.

Y  la breve descripción estaría incompleta sin las Termas de Caldelas. Surgieron a finales del primer cuarto del siglo XX. Sus aguas minero-medicinales se localizan en la pendiente del Monte de San Pedro Fins, junto al lecho del río Alvito, brotando en una zona granítica. Estas aguas tienen varias aplicaciones terapéuticas.

Amares es ideal también para la práctica del parapente y de BBT desde el monte de san Pedro Fins al igual que el Monte de san Miguel-O-Anjo y el Monte de Nuestra Senhora de la Paz.

Para los amantes del senderismo y de la historia, Geira, la vía romana con dos mil años que unía Braga (Bracara Augusta) con Astorga (Asturica Augusta). Se recomienda recorrer en Amares el tramo entre el Lugar de Via-Cova en Paredes de Secas hasta Santa Cruz, en Seramil.

Y para alojarse, el visitante dispone de una red de casas de turismo rural para estar en contacto con la naturaleza y los amarenses así como Santa María de Bouro, ‘Pousada de Portugal’, lo equivalente a nuestros Paradores.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
1