Lagarde insta al G20 a actuar “ahora” para poner a flote el “superpetrolero” de la economía mundial

La agenda del G-20 estará protagonizada este año por la necesidad de implementar las medidas acordadas en la cumbre del año pasado, impulsar la inversión y la búsqueda de un crecimiento inclusivo, según la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, quien considera que “hay que actuar ahora” para evitar que la economía global siga varada en un crecimiento débil con escasa creación de empleo.

 

“Hay mucho en juego. Sin actuar, podríamos ver como el superpetrolero económico global sigue encallado en las aguas poco profundas de un crecimiento débil y escasa creación de empleo”, ha indicado la directora del FMI. “Ahora es el momento de actuar”, añade.

 

 

En este sentido, Lagarde considera imprescindible mantener los compromisos de la Cumbre del G-20 en Brisbane (Australia), que podrían aportar 2 billones de dólares (1,7 billones de euros) a la economía mundial y generar millones de nuevos empleos en los próximos cuatro años.

 

Asimismo, la directora del Fondo subraya la necesidad de llevar a cabo inversiones y reformas estructurales que mejoren el potencial de crecimiento de las economías.

 

“Las políticas monetarias acomodaticias siguen siendo esenciales para apoyar la demanda en muchos países y el ajuste fiscal debería mantenerse tan favorable al crecimiento y el empleo como sea posible, pero esto no es suficiente”, advierte Lagarde.

 

RIESGOS

 

A pesar del potencial impulso alcista derivado del abaratamiento del petróleo, la directora del FMI alerta de la presencia de riesgos para la economía, incluyendo la “asincronía monetaria” que supone el endurecimiento de la postura de la Reserva Federal de EEUU cuando otros bancos centrales aumentan la relajación de sus políticas.

 

Asimismo, Lagarde advierte del riesgo que representa el fortalecimiento del dólar, especialmente entre los países emergentes, después de que algunos de sus bancos y empresas se hayan endeudado más en dólares en los últimos cinco años.

 

Por otro lado, la exministra francesa de Finanzas considera que otra de las amenazas potenciales para la economía global procede del riesgo de que Japón y la zona euro continúen viéndose atrapados en “una zona de penumbra” de bajo crecimiento e inflación durante un periodo prolongado.

 

“Esta condición de doble baja incrementaría el riesgo de recesión y deflación, dificultaría aún más la reducción del paro e incluso lo empeoraría en muchos países”, añade.

 

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada