Los responsables de cinco países europeos hacen autocrítica sobre la política industrial de la UE

El ministro italiano, Carlo Calenda.

El ministro italiano, Carlo Calenda.

Los responsables de industria de Alemania, Francia, Italia, España y Polonia reclamaron una política industrial europea “más ambiciosa” a la Comisión Europea y a los países miembros, insistiendo en que eso significa no ser ingenuos ante diversas formas de competencia desleal de terceros países.

“La Unión Europea debe dedicarse a promover una política comercial equilibrada basada en la reciprocidad y los beneficios mutuos, sin ingenuidad”, subrayaron los cinco ministros o secretarios de Estado en un artículo publicado hoy en el diario económico francés “Les Echos”.

Lamentaron que la UE “no haya sabido proteger de forma duradera contra prácticas comerciales a veces injustas ni consagrarle (a la industria) las inversiones necesarias frente a competidores internacionales mejor financiados, formados, organizados”.

Y ante las “prácticas desleales” de otros socios comerciales, insistieron en que “Europa debe renovar su arsenal de instrumentos de defensa comercial” para que sean “más reactivos y más disuasorios”, sobre todo en sectores con excesos de capacidad como la siderurgia.

En una línea similar, señalaron que hay que ejercer un control de las inversiones extranjeras en sectores estratégicos cuando vienen de países que, por su parte, ponen “obstáculos significativos” a las inversiones europeas en sus propios mercados.

Igualmente, argumentaron que en los contratos públicos hay que exigir “reciprocidad y equidad”, en particular ahora que la nueva Administración de Donald Trump se ha fijado el objetivo de reservar las compras a empresas estadounidenses.

“Hay que adoptar, desde que sea posible -advirtieron- instrumentos europeos que permitan garantizar una simetría en la apertura de los mercados”.

También pidieron que se proteja a los sectores industriales expuestos a la competencia de países que no aplican las mismas reglas restrictivas en las emisiones de dióxido de carbono, y al mismo tiempo que se envíe la señal de que los costos de producción tienen que integrar un precio por esas emisiones.

Suscribieron el artículo el ministro italiano, Carlo Calenda, los secretarios de Estado de Polonia, Jerzy Kwiecinsky, de Alemania, Matthias Machnig, de Francia, Christophe Sirugue, así como la secretaria general de España, Begoña Cisteto Blanco.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada