La bolsa de Atenas termina una semana de altibajos marcada por la gira del Gobierno

ista general de un panel informativo esta semana a la entrada de la Bolsa de Atenas (Grecia).

Vista general de un panel informativo esta semana a la entrada de la Bolsa de Atenas (Grecia).

La bolsa de Atenas vivió una semana de alto nerviosismo y volatilidad, marcada por las reacciones del mercado a la gira del primer ministro, Alexis Tsipras, y su ministro de Finanzas, Yanis Varufakis, que finalmente concluyó con alzas respecto al lunes, pero con los bonos bajo fuerte presión.

 

La semana terminó con el índice general en 803,36 puntos, un 1,97 % por debajo de la jornada anterior, pero un 11,58 % por encima del nivel del lunes.

 

Los tres primeros días el parqué había vivido un fuerte repunte alimentado por las declaraciones del ministro de Finanzas griego, Yanis Varufakis, quien en su gira europea aseguró que Grecia no buscaba ya una quita de su deuda sino un canje de bonos.

 

Esta redefinición condujo a que el martes el índice general registrase al cierre una subida del 11,27 %.

 

Incluso la noticia de que tres de los cuatro bancos más importantes de Grecia habían comenzado a aprovechar fondos de emergencia del banco central hicieron poco para amortiguar las inversiones, y así el índice de los títulos bancarios cerró con una subida del 18,48 %.

 

El hecho de que el propio Varufakis dejara claro que se trataba de una cuestión de denominación y no de contenido, no eclipsó el ambiente inversor.

 

El rendimiento de los bonos a diez años en el mercado secundario, bajo fuerte presión desde hace semanas, cayeron al cierre de la bolsa a un 9,79 %, un 1,60 % menos que en la jornada precedente y el mayor retroceso en un día desde 2012.

 

El miércoles, jornada en la que el Tesoro colocó con un resultado magro la primera subasta de Letras desde que el Gobierno de Alexis Tsipras asumiera el Gobierno, la Bolsa vivió una sesión sumamente volátil que finalmente se saldó con una subida del 0,89 %.

 

También el bono a diez años resistió y se mantuvo prácticamente al mismo nivel del martes, pese a que el Tesoro solo logró colocar 812,5 millones de euros a seis meses, claramente por debajo del objetivo de los 1.000 millones que se pretendían, y a un tipo del 2,75 %, sensiblemente por encima del 2,30 % de la anterior subasta.

 

El jueves llegó el giro radical y tras el anuncio del Banco Central Europeo de que dejaba de aceptar los bonos griegos como garantías en sus operaciones de refinanciación, la Bolsa abrió con un desplome de casi el 7 %, caídas que se fueron suavizando a lo largo del día hasta cerrar el índice general con un retroceso del 3,37 %.

 

La jornada había estado marcada por mensajes tranquilizadores por parte del Gobierno y del Banco de Grecia (BCE), que aseguraron que la liquidez bancaria estaba garantizada porque las entidades financieras seguían teniendo acceso al mecanismo urgente de provisión de liquidez ELA.

 

Sin embargo, la decisión del BCE significa que de ahora en adelante los bancos deberán financiarse a un tipo del 1,5 % en lugar del 0,05 % que garantizaba el BCE, lo que llevó a que las entidades financieras cerraran con un descenso del 10,57 %.

 

Mientras, el bono a diez años aguantaba rozando la barrera del 10 %.

 

Finalmente, el viernes el índice general acabó en 803,36 puntos, un 1,69 % por debajo del jueves, siendo nuevamente los bancos los que más se vieron afectados, con caídas del 10,62 %.

 

El rendimiento de los bonos a diez años en el mercado secundario se situaba a las 14.30 GMT a un 10,36 %, un 0,48 % más que en la jornada anterior.

 

La prima de riesgo respecto al Bund alemán estaba en 996 puntos básicos, 24 puntos por encima del jueves.

 

Era el día en que el Eurogrupo daba un plazo al Gobierno de Atenas hasta el 16 de febrero para solicitar una nueva prórroga del rescate si quería acceder a nueva ayudas y en que el Ejecutivo respondía que su intención no era pedir nuevas ampliaciones sino un crédito puente hasta un acuerdo definitivo con sus socios.

 

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada