Las empresas españolas buscan inversiones en un Egipto en clima de reformas

La secretaria de Estado de Comercio, María Luisa Poncela.

La secretaria de Estado de Comercio, María Luisa Poncela.

Una veintena de empresas españolas ha vuelto a interesarse en Egipto al calor del plan de reformas económicas que está llevando a cabo El Cairo y participó hoy en el foro de inversiones bilateral de más alto nivel celebrado en este país desde 2010.

El encuentro de dos días fue inaugurado hoy en El Cairo por el ministro de Comercio e Industria de Egipto, Tarek Kabil, y la secretaria de estado de Comercio de España, María Luisa Poncela, y contó con la participación de 24 empresas, altos funcionarios egipcios y representantes de bancos de desarrollo internacionales.

Los representantes de ambos gobiernos coincidieron en resaltar las buenas perspectivas que se abren para las empresas españolas en el país árabe a la luz de su actual programa de reformas económicas y del plan de desarrollo de infraestructuras que está poniendo en marcha el Ejecutivo liderado por el presidente Abdelfatah al Sisi.

“Hacemos lo que podemos para acelerar la reforma económica, no hay mejor momento para invertir en Egipto”, afirmó Kabil en la inauguración del encuentro, en el que se dieron cita grandes empresas españolas de los sectores de la construcción, infraestructuras, ferrocarriles y energías renovables, entre otros.

El ministro admitió que el país aún enfrenta “desafíos” por la inestabilidad política y económica de los últimos seis años, que fue resultado de la revolución de 2011 y a la que le siguió el golpe militar de 2013.

No obstante, Kabil puso el acento en las reformas con las que El Cairo pretende superar la crisis que atraviesa la economía del país y atraer inversores y sostuvo que el país está “en el camino correcto”.

Aseguró que, a pesar de la reciente crisis de divisas del país y el abrupto descenso del turismo vivido en el año pasado, la economía creció un 2 % en 2016 y se va a expandir un 5 % este año, una tasa que, de confirmarse, se acercaría por primera vez a las tasas que eran habituales antes de la “Primavera Árabe”.

Recordó que el pasado noviembre, en virtud de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Gobierno liberalizó la cotización de la libra, decisión que supuso una inmediata y acentuada depreciación de la moneda egipcia, y anunció que en las próximas semanas se enviará al Parlamento una nueva ley de inversiones.

La secretaria española de Comercio felicitó a Egipto por ese acuerdo con el FMI y por el “sólido” plan de reformas que servirá para “reavivar el crecimiento y restablecer la confianza en la economía”.

En la primera jornada del seminario, las discusiones se centraron en el sector de infraestructuras, con especial acento en el segmento ferroviario, y en el de energía, mientras que el martes se profundizará en las oportunidades de negocio en las renovables y en agricultura, sectores en los que España es un “líder” mundial, en palabras de Poncela.

Entre otros proyectos atractivos para las empresas españolas, el Gobierno egipcio presentó hoy un catálogo de planes ferroviarios, entre ellos las líneas de alta velocidad entre El Cairo y Asuán, de 800 kilómetros, y entre Luxor y Urgada, en el Mar Rojo, con 295 kilómetros de extensión.

En este sector, además, el Gobierno pretende contratar la renovación y mantenimiento de 970 kilómetros de vías, un nuevo sistema de señalizado electrónico para 1.000 kilómetros, además de la ejecución de nuevas líneas de metro en El Cairo y Alejandría y la renovación del material rodante, entre otros.

En el capítulo energético, Egipto pretende diversificar su matriz, que ahora está centrada casi exclusivamente en la fuente térmica, que es responsable del 95 % de toda la generación de electricidad.

En este sentido, las autoridades egipcias pretenden construir hasta 2022 proyectos de energía eólica que sumen 6850 megavatios y de solar de 2.879 megavatios, según cifras presentadas por el ministerio de Electricidad y Energía Renovable.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada