Nunes Da Silva, empresario espinhense propietario de AIPAL: “Tenemos la hospitalidad de nuestros empleados que saben recibir en español”

El empresario y porpietario de AIPAL, Nunes da Silva en las instgalaciones de AIPAL.

El empresario y porpietario de AIPAL, Nunes da Silva en las instgalaciones de AIPAL.

Si yo les digo que hay gente dispuesta a comprar un pastel, cualquier día de la semana, a las 4 de la madrugada, ¿se lo creerían? Pues esto, por increíble que parezca, es tradición en Espinho, un municipio muy próximo a Vilanova de Gaia y en el área metropolitana de Oporto.

Allí una empresa se confunde con la imagen de la ciudad. Se trata del AIPAL-Agrupamento Indústrial de Panificação de Espinho. Desde 1964, más de cincuenta años, panadería y  pastelería es sinónimo para los espinhenses el AIPAL.

Nunes Da Silva con otro socio gobierna a 71 trabajadores, de los cuales el 80% están fijos en la empresa; las 8 tiendas; la venta desde Oporto hasta Braga. Sus 70 referencias en productos de panadería -Pão Rústico, Pão Tradicional, Pão Vital, Pão de Milho, Pão Regueifa, Pão de Form, entre otros-y las 80 de pastelería -Pastelaria variada, Pastelaria Confeitada, Miniaturas, Salgados- avalan al AIPAL. Aquí no se vende nada del día anterior. Los pasteles llevan huevos de verdad… Todo fresco y de calidad repite Nunes Da Silva.

Pero vayamos a los Bolas de Berlín, un pequeño pastel que está relleno de nata y que cuesta 0,80 euros. Es tan tradicional tomarlo a cualquier hora que han tenido que buscar un relevo a las tiendas convencionales y poner un despacho nocturno para vender solo este postre. Una singular ‘loja’ que abre sus puertas a las 21.30 de la noche, cuando cierra la tienda, y permanece operativa hasta las 4 de la madrugada. Eso todos los días y hay que ver como jóvenes y menos jóvenes hacen cola para comprarlos. ¡Impresionante esta imagen de Espinho!

Nunes Da Silva es militar de carrera. Trabajó de joven con su padre en el negocio antes del servicio militar. A la vuelta volvió al AIPAL. A la muerte de su padre, y ya con su condición de militar en la reserva, se hizo cargo del negocio.

A Nunes le gusta Galicia y viene cuando tiene vacaciones. Eso sí, no falla en Reyes que celebra entre nosotros. Y dice algo que enamora: “Espinho é unha cidade acarinhada polo pobo galego” y que me permito traducir libremente como “Espinho es una ciudad estimada por los gallegos”.

Para conquistar a los empresarios gallegos, Nunes Da Silva da tres razones para consumir en AIPAL: gran variedad de productos; una pastelería de productos frescos y “tenemos la hospitalidad de nuestros empleados que saben recibir en español”.

¡Fantástico! ¡Estamos convencidos!

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
21