El G-20 se compromete a adoptar medidas fiscales y monetarias para fomentar el crecimiento y el empleo

Los ministros de Finanzas y gobernadores de los bancos centrales de los países miembros del G-20 han asegurado este martes tras su reunión en Estambul que adoptarán medidas de política fiscal y monetaria para fomentar el crecimiento y la creación de empleo cuando sea necesario.

 

En un comunicado, el G-20 celebra la perspectiva de crecimiento y empleo favorable en algunos países claves, pero advierte de que el crecimiento global sigue siendo “desigual” y la recuperación avanza lentamente, sobre todo en algunas economías avanzadas como la eurozona y Japón. Por su parte, algunas economías emergentes se están ralentizando, aunque a ritmos diferentes.

 

En esta línea, agrega que en algunos países el potencial de crecimiento se ha reducido, la demanda sigue siendo débil, las perspectivas para el empleo siguen siendo sombrías y la desigualdad de ingresos está aumentando. Además, el crecimiento del comercio global sigue siendo bajo en comparación con los niveles previos a la crisis.

 

En este contexto, el G-20 se muestra decidido a superar estos desafíos y cumplir con el compromiso de los líderes de lograr sus objetivos de un crecimiento “fuerte, sostenible y equilibrado”, de creación de empleo y de impulso de la inclusión.

 

Así, alerta de que la prolongada baja inflación junto con un crecimiento lento y una debilidad permanente de la demanda en algunas economías avanzadas podrían incrementar el riesgo de un “persistente estancamiento”. “En consecuencia, seguiremos revisando continuamente los aspectos de nuestra política fiscal y monetaria y actuaremos con decisión si es necesario”, añade.

 

El G-20 remarca que la política fiscal juega un papel esencial para generar confianza y apoyar la demanda doméstica, por lo que los países que lo forman se han comprometido a implementar medidas flexibles, que tengan en cuenta las condiciones económicas en el corto plazo, para apoyar el crecimiento y la creación al mismo tiempo que se sitúa la deuda en una senda sostenible.

 

APOYO AL BCE

 

Por otro lado, el G-20 mantiene que las actuales condiciones económicas exigen una política monetaria acomodaticia en algunos países y celebra en especial las recientes medidas del Banco Central Europeo (BCE (Toronto: BCE-PA.TO – noticias) ), que buscan cumplir con su mandato de la estabilidad de precios y apoyar al mismo tiempo la recuperación de la zona euro.

 

En este sentido, añade que, en un entorno de diferentes ajustes en las políticas monetarias y de mayor volatilidad en los mercados financieros, las medidas a adoptar deben ser calibradas “cuidadosamente” y comunicarse con claridad para minimizar un contagio negativo.

 

Respecto a la fuerte caída del precio del crudo, considera que puede dar algo de impulso al crecimiento global, aunque con diferentes implicaciones según las economías, ya que en especial elevará la capacidad de compra en los países importadores y presionará temporalmente a la baja la inflación.

 

Sin embargo, agrega que la perspectiva de los precios del crudo sigue siendo “incierta” y, por lo tanto, seguirá vigilando de cerca la evolución de los mercados de materias primas y su impacto en la economía global.

 

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada