Torra, director de Gaia: “[El satélite] va a obligar a revisar algunas cuestiones de la física estelar y a ajustar sus modelos”

El director del Instituto de Estudios Espaciales de Cataluña (IEEC) y responsable en España de la misión Gaia, de la Agencia Espacial Europea (ESA), Jordi Torra.

El director del Instituto de Estudios Espaciales de Cataluña (IEEC) y responsable en España de la misión Gaia, de la Agencia Espacial Europea (ESA), Jordi Torra.

El satélite europeo espacial Gaia tiene “muchas expectativas” de descubrir planetas extrasolares (exoplanetas) en su continúo rastreo del espacio, aunque “no del tamaño de la Tierra”, pues “su huella sería demasiado pequeña como para poder ser detectada por la herramienta”.

Así lo sostiene en una entrevista el responsable del grupo español de 40 científicos que trabajan en el proyecto Gaia y director del Instituto de Estudios Espaciales de Cataluña (IEEC), Jordi Torra.

Gaia, cuya tarea es censar mil millones de estrellas de la Vía Láctea en tres dimensiones, mide la posición, el movimiento y la distancia de los cuerpos celestes, en los que podrían aparecer cambios en su luminosidad o un desplazamiento que indicara la presencia de un exoplaneta.

“Es muy preciso, todos los efectos en los movimientos y en la curvatura de la luz son apreciables”, abunda el físico sobre el satélite, situado a un millón y medio de kilómetros de distancia de la Tierra y dotado con dos telescopios que lo convierten en la mayor cámara en el espacio.

En esta línea, y en relación con el aporte que podría brindar al reciente descubrimiento realizado por la NASA de un nuevo sistema solar con siete ‘tierras’, Torra subraya que Gaia “va a obligar a revisar algunas cuestiones de la física estelar y a ajustar sus modelos”, con los que se podrá así “determinar mejor las propiedades de los sistemas extrasolares”.

La publicidad del raudal de datos que recaba la misión, el equivalente a “100 películas diarias”, se puso de manifiesto el pasado 14 de septiembre cuando se presentó el primer catálogo galáctico con las distancias y movimientos de un millón de estrellas, un archivo de datos que se estrenó en blanco y negro, y que, según anuncia Torra, “llegará a color y actualizado en abril de 2018″.

El nuevo catálogo, detalla, incluirá “esta vez las posiciones, distancias y movimientos del conjunto de los mil millones de estrellas bajo estudio del satélite”, así como “ajustes de curvas de luz de entre 100.000 y 200.000 estrellas”.

Piedra angular de la Agencia Espacial Europea (ESA) para esta década, la misión Gaia fue lanzada en 2013 a bordo de una lanzadera rusa Soyuz desde el Centro Espacial Europeo de Kurú, en la Guayana francesa, y cuenta con un 12 % de contribución española, anota el director del IEEC.

Pensada en un principio para operar durante seis años, lo hará finalmente “hasta 2022 o 2023″, dados sus “muy buenos resultados”, afirma Torra, para revelar a renglón seguido que, aunque aún “no se conocen los detalles exactos”, ya se ha planteado a la ESA la herramienta que sucedería a Gaia en el espacio y mejoraría sus análisis: “un telescopio basado en la observación a través del infrarrojo que permita atravesar el polvo estelar”.

No obstante, existen “algunos problemas presupuestarios, como suele ocurrir siempre”, agrega Torra, quien, en su día coordinador del área de Astronomía y Astrofísica del Plan Nacional de Investigación, dependiente del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad, denuncia el esfuerzo “un poco cicatero” que hace España en materia espacial, un sector del que recalca el “justo retorno” que aporta siempre a la inversión.

“El Gobierno tendría que estar empujándonos a participar en todas las misiones, pues el dinero que se pone se recupera además con empresas de alta tecnología”, concluye el físico, que ha participado en una conferencia en Bilbao organizada por Sener, grupo de ingeniería vasco encargado de la fabricación del parasol que protege al satélite Gaia.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada