El consejero delegado del Popular, Larena, renuncia a su puesto de ‘número dos’ tras sólo siete meses en el cargo

El hasta hoy consejero delegado del Banco Popular, Pedro Larena.

El hasta hoy consejero delegado del Banco Popular, Pedro Larena.

El Banco Popular ha confirmado hoy que su consejero delegado, Pedro Larena, ha comunicado al presidente de la entidad, Emilio Saracho, su deseo de cesar en el cargo por “motivos estrictamente personales”.

En una nota remitida hoy a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) tras “las noticias aparecidas en prensa”, que adelantaban la dimisión de Larena, el Popular añade que este último ha manifestado su “compromiso de continuar desempeñando sus funciones hasta que el consejo de administración “designe a su sustituto”.

Larena renuncia de esta forma a su puesto de “número dos” tras sólo siete meses en el cargo, desde septiembre, aunque su nombramiento se anunció en el mes de julio y fue ratificado por la junta extraordinaria de accionistas del pasado 20 de febrero, el mismo día que tomó posesión Saracho.

Poco después, el nuevo presidente comenzó a remodelar su cúpula directiva y nombró a un director general adjunto a la presidencia, Miguel Escrig, lo que en la práctica contribuía a diluir las funciones de Larena.

La salida de Larena se produce el mismo día en que las acciones del Popular se han pegado el enésimo batacazo en Bolsa, esta vez con pérdidas de más del 5 % durante toda la jornada, que a las 16.45 hora local eran del 9,45 % y dejaban el precio de la acción en 0,82 euros.

La caída de hoy se debe a que la entidad comunicó a primera hora a la CNMV una revisión de sus cuentas de 2016 tras una nueva auditoría que, aunque no obligará a reformularlas, sí recoge una discrepancia de unos 550 millones que la entidad tendrá que recoger durante la primera mitad de este año.

Según explica el Banco, ante la proximidad de la junta de accionistas, que se celebra el 10 de abril, es “más necesario si cabe” un ejercicio de “responsabilidad y transparencia” que permita a los accionistas conocer toda la información de las cuentas y del banco.

El pasado mes de diciembre, sólo tres meses después de ejercer su cargo, Larena comentaba que al llegar se encontró un banco “herido, pero que ahora se está recuperado” y está “en plena transformación”.

La entidad es sólida y “se está curando de los problemas que tiene que no son ni mucho menos definitivos ni mortales”, explicaba Larena, que ese día se reafirmó en una de las primeras cosas que dijo del Popular y repitió que era “un bancazo”.

También tuvo palabras entusiastas para el presidente que lo nombró, Ángel Ron, que se mantuvo a los mandos de la entidad hasta el mismo día de la Junta extraordinaria del 20 de febrero, y del que dijo que era “un tío fantástico”, “un banquero de toda la vida y una gran persona”.

En cuanto a las cuentas de 2016, revisadas por el auditor externo PricewaterhouseCoopers, los desajustes encontrados no suponen “ningún incumplimiento” y pese a ellos, la entidad sigue alcanzando los requisitos de capital regulatorio necesarios, explica el auditor.

El nuevo responsable del día a día del banco, Escrig, ha trabajado desde 1999 hasta el año pasado en Telefónica, primero como director de mercado de capitales y gestión de riesgos financieros (1999-2010) y más tarde como director financiero (2010-2016).

Anteriormente, Escrig desempeñó las labores de responsable de gestión y control de riesgos en Vector Investment (1998-1999), director de gestión global de riesgo de mercado en el Banco Santander (1994-1998) y responsable de venta de derivados en JP Morgan (1990-1994).

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada