OHL para crecer, “en ningún caso”, dará entrada en su capital a un socio

El presidente de OHL, Juan Villar Mir (i).

El presidente de OHL, Juan Villar Mir (i).

OHL descarta hacer compras para crecer, así como dar entrada a un socio en su capital, han informado hoy fuentes de grupo, cuya estrategia pasa por reducir deuda y crecer orgánicamente, algo para la que, han asegurado, no necesitarán apelar de nuevo al mercado de capitales.

Para reducir deuda, venderá activos “maduros”, entre ellos el 75 % de un tramo de la A-2 con peaje en sombra, operación que confía cerrar en breve.

Las previsiones incluidas en la revisión de su Plan Estratégico a 2020, apuntan a que OHL cerrará 2017 con un resultado bruto de explotación de 1.009 millones y unas ventas de 5.027 millones, el 352 y el 30 % más, respectivamente, que en 2016, año en el que perdió 432 millones tras sanear su balance.

“En un entorno de reducción de deuda y de control del apalancamiento, el crecimiento inorgánico no está en los planes de la compañía”, ha apuntado la misma fuente, que, no obstante, ha explicado que la única excepción sería Servicios, donde podrían hacer una “pequeña y controlada expansión internacional” mediante compras.

Para crecer, “en ningún caso”, dará entrada en su capital a un socio, una posibilidad con la que especulaba el mercado.

“El plan estratégico no lo contempla ni nuestras necesidades tampoco (…). Ya completamos con éxito una ampliación de capital muy importante y no tenemos en absoluto previsto volver a apelar al mercado de capitales ni pensar en nuevos socios”, ha asegurado la misma fuente, quien ha subrayado que OHL está demostrando que puede crecer orgánicamente.

Para recortar deuda, el grupo constructor y de servicios prevé vender activos este año por valor de 700 millones, de los que ya ha captado parte con la venta del 2,5 % de Abertis (336,4 millones) y del 17,5 % del proyecto de Canalejas (78,75 millones).

Además, ultima la venta de parte del complejo turístico de Mayakoba, que podría generar una entrada en caja de unos 218 millones; y de un tramo de la A-2, al tiempo que negocia la venta de su filial checa ZPSV, por unos 50 millones.

Por otra parte, contempla dar entrada a socios inversores en los proyectos de concesiones greenfield (nuevos) en Latinoamérica, manteniendo siempre una posición de control.

Por áreas geográficas, OHL se centrará en reforzar su actividad en su mercados principales: Estados Unidos, Canadá, México, Perú, Chile, Colombia, España y Centroeuropa, que aportan el 90 % del negocio y lo seguirán aportando en 2020.

A estos mercados podrían sumarse en los próximos dos o cuatro años Noruega y Suecia (en el que iría con un socio local), e Irlanda, en los que acaba de entrar y se sienten “cómodos”, así como Arabia Saudí, donde ha participado en la construcción del Ave a La Meca.

“La experiencia en Arabia Saudí ha sido buena, nuestra parte de obra ha ido bien. El cliente ha pagado y está muy satisfecho y nos ha hablado de posibles nuevas oportunidades de negocio”, según la misma fuente.

En paralelo, OHL baraja su salida de Australia, Filipinas y Vietnam, países que están en revisión para una probable discontinuidad de la actividad dada su lejanía respecto de los que considera sus “home market”.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada

Etiquetas: