Regalos ‘reales’

El Rey Felipe y la Reina Letizia saludan al Príncipe heredero Naruhito (3i) y su esposa, la Princesa Masako (2d), en presencia del primer ministro Shinzo Abe (d), en la ceremonia de bienvenida ofrecida a los monarcas en el Palacio Imperial, incluida en la visita oficial que realizan al pais asiático.

El Rey Felipe y la Reina Letizia saludan al Príncipe heredero Naruhito (3i) y su esposa, la Princesa Masako (2d), en presencia del primer ministro Shinzo Abe (d), en la ceremonia de bienvenida ofrecida a los monarcas en el Palacio Imperial, incluida en la visita oficial que realizan al pais asiático.

Un bonsái, sedas y aceite de oliva son algunos de los obsequios que se intercambiaron hoy los reyes de España y los emperadores de Japón, con motivo de la primera visita oficial de Felipe de Borbón y su esposa Letizia al país asiático.

Los reyes de España regalaron al emperador Akihito una escultura del español Arturo Berned, y a la emperatriz Michiko un mantón de seda; además, entregaron a la pareja imperial un bonsái y cuatro botellas de aceite de oliva, todas premiadas por el Ministerio español de Agricultura, según confirmó a Efe la Casa Real española.

Por su parte, Akihito y su esposa Michiko entregaron a Felipe VI una vasija de cerámica, y a la reina Letizia un ovillo de seda, un bolso y un joyero.

Un arreglo floral encargado por la emperatriz aguardaba también a la Reina a su llegada al hotel Imperial de Tokio donde se hospeda desde el martes la pareja española.

El ovillo -con hilos producidos por los gusanos de seda que cuida la propia Michiko en el Palacio Imperial de Tokio- contiene la cantidad necesaria para confeccionar un vestido, explicó a Efe la Casa Imperial nipona.

Además de un joyero de flores decorado con pan de oro, la esposa de Felipe VI recibió un bolso de Saga Nishiki, un tejido resistente y muy elegante utilizado tradicionalmente para la fabricación del “obi” – fajín de tela de los kimonos japoneses-.

Los Reyes y emperadores intercambiaron además sus fotografías, firmadas y enmarcadas.

El Gobierno nipón aprovechó esta visita para entregar también las máximas condecoraciones japonesas al Rey, que recibió el Collar de la Suprema Orden del Crisantemo, y su esposa, a la que concedieron el Gran Cordón de la Orden de la Corona Preciosa.

Estos obsequios se entregaron durante la bienvenida oficial ofrecida en el Palacio Imperial a los Reyes, acto tras el cual visitaron el Museo de la Ciencia Emergente y la Innovación (Miraikan) de Tokio y ofrecieron una recepción a la colonia española residente en Japón.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada