Aena se dispara en su debut en bolsa

El presidente de AENA, José Manuel Vargas, pronuncia un discurso con motivo de la salida a la Bolsa de Madrid, el 11 de febrero de 2015.

El presidente de AENA, José Manuel Vargas, pronuncia un discurso con motivo de la salida a la Bolsa de Madrid, el 11 de febrero de 2015.

El primer gestor de aeropuertos del mundo, el español Aena, debutó espectacularmente este miércoles en la bolsa de Madrid con una subida del 15% de la acción en los primeros intercambios, muestra del renovado interés inversor en España.

 

Su presidente y consejero delegado José Manuel Vargas hizo sonar la campana a las 12H00 (11H00 GMT) delante de los medios y los inversores, imagen poco habitual en la bolsa madrileña durante los seis años de crisis de los que España empieza a recuperarse.

 

En los primeros intercambios, la acción, introducida a 58 euros, se disparaba por encima del 15% en el mercado continuo. A las 15H20 (14H20 GMT) subía un 16,72% hasta los 67,70 euros.

 

“La compañía sigue generando un altísimo interés dentro de los inversores”, se alegró Vargas Gómez, señalando que la empresa va a “ganar en eficiencia, en compromiso y en crecimiento”.

 

Pocas sociedades españolas se lanzaron en los últimos años al mercado bursátil, excepto el estrepitoso caso de Bankia en 2011, una operación convertida en un fracaso y bajo investigación judicial, o el número uno de los viajes en línea en Europa, eDreams Odigeo, el año anterior.

 

Pero la economía española despegó de nuevo en 2014 con un crecimiento del 1,4% y, con ello, el interés de los inversores. Buena prueba es la entrada del magnate mexicano Carlos Slim como primer accionista del grupo de construcciones y servicios FCC.

 

La privatización parcial de Aena es la operación más importante de este tipo en Europa desde 2011, según los analistas de Link Securities. La fuerte demanda permitió fijar el precio de entrada en una elevada horquilla de 53 a 58 euros.

 

En número de pasajeros transportados -196 millones en 2014-, Aena es el líder mundial por delante del alemán Fraport y el francés ADP.

 

Actualmente gestiona 46 aeropuertos y 2 helicópteros en España y ostenta 15 participaciones en el extranjero como en México y Colombia o el aeropuerto londinense de Luton.

 

Buen negocio para el Estado

 

Tras acumular pérdidas durante varios años y una profunda reestructuración que suprimió casi la mitad de su plantilla, el grupo volvió a los beneficios en 2013. La tendencia continuó en 2014 con unas ganancias de 371 millones de euros en los nueve primeros meses del año mientras reducía su endeudamiento.

 

El gobierno conservador tenía decidido desde 2012 colocar en bolsa el 49% del capital de Aena y mantener el 51% restante. Pero la operación se aplazó en el otoño boreal anterior debido a problemas técnicos.

 

Los resultados del grupo, junto al crecimiento del tráfico de pasajeros, permitieron entretanto elevar significativamente la horquilla del precio de la acción.

 

Este precio de 58 euros permite revalorizar la compañía hasta los 8.700 millones de euros. La operación será también un buen negocio para el Estado español, muy endeudado, pues se embolsará unos 4.260 millones de euros.

 

El 44,55% del capital de la compañía fue introducido en el mercado este miércoles, un porcentaje que se podría ampliar hasta el 49%.

 

La mayoría de las acciones vendidas se reservaron a inversores institucionales mientras que los particulares no pudieron adquirir más que un 5%. Entre ellos había el fondo británico TCI y el multimillonario estadounidense George Soros, según el diario económico Expansión.

 

Por su parte, los 7.300 empleados de Aena no tienen por qué preocuparse, aseguró este martes la ministra de Fomento Ana Pastor. “Aena es una empresa pública” y el Estado conservará sus riendas, afirmó.

 

Algunas regiones temen por sus pequeños aeropuertos, poco frecuentados y deficitarios, contrariamente a las grandes terminales de Madrid y Barcelona. La oposición socialista se inquieta también por el futuro de la red aeroportuaria.

 

Esta privatización parcial es peligrosa para “la movilidad de los ciudadanos y la cohesión de la vertebracion”, criticó el diputado socialista encargado del tema, Juan Luis Gordo.

 

Los dos principales sindicatos en Aena, CCOO y Uso, suspendieron una llamada a 27 días de huelga entre febrero y agosto. Aun así, una treintena de empleados protestaron delante de la bolsa madrileña convocados por la CGT.

 

 

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada