El Santo Entierro zamorano, memoria del dolor por la pérdida del Hijo

Santo Entierro.

Santo Entierro a la salida del Museo de Semana Santa de Zamora, iniciando su recorrido.

Zamora camina por sus calles a la Pascua. Este viernes santo comenzó con la salida de la Verónica –aquella mujer que limpia el rostro de Cristo y que Él deja su santa faz en las tres partes de ese velo- a las 4.30 horas de la madrugada. “Es una procesión muy querida en Zamora. Uno sale lleno de orgullo cuando termina a las 12.00 del medio día”, describe el zamorano Julio Luís Álvarez, cargador de este paso.

Por la tarde, la cofradía más importante de la Semana Santa de Zamora, la del Santo Entierro o de la Urna. Es tan importante que todos los pasos van escoltados por Policía Municipal –Escuela de Gran Gala-, Guardia Civil… Y al final las corporaciones del Ayuntamiento y de la Diputación.

“Es la importancia que tiene un entierro y más el de Nuestro Señor Jesucristo”,  subraya Julio Luís.

Acompaña a Nuestro Señor en su santo entierro la Virgen de la Soledad, patrona de la ciudad. “Es la única Virgen que sale bajo palio”, recuerda Julio Luís Álvarez. Se trata de una talla del imaginero zamorano Ramón Álvarez y tiene su sede en la Iglesia de San Juan, plaza Mayor. “Refleja todo el dolor de una madre al perder a un hijo…”, explica este zamorano enamorado de la Semana Santa de Zamora. Volverá a salir en la noche del sábado con las ‘damas de la Soledad’.

En esta cofradía del Santo Entierro hay otros grupos escultóricos de importancia. El que se ha incorporado más recientemente es el del Centurión hace unos diez u once años, precisa Julio Luís.

Hace catorce años se recuperó el paso del Caballo Longino que se había retirado por el gran peso que tenía. “Se le amplió la mesa para que entraran más cargadores”. Explica Julio Luís como en la Semana Santa de Zamora los cargadores llevan el peso de los pasos en el hombro –no encima del cuello como en otras semanas santas- y esto permite mecer el paso y darle un movimiento más realista.

Toda la Cofradía del Santo Entierro o de la Urna utiliza un terciopelo negro en su vestimenta lo cual da al luto un carácter más riguroso.

Desde las cuatro y media hasta más allá de las 10 de la noche, cuando se recoge la procesión, el visitante puede comprobar como hay pausas para recuperar fuerzas. Un descanso en torno a la ocho para merendar con la familia en las inmediaciones de los jardines de la Catedral.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
2