Los pacientes con cáncer de próstata que monitorizan su enfermedad tienen una mejor calidad de vida

Los pacientes con cáncer de próstata que tienen un seguimiento terapéutico prolongado con su médico tienen una mejor calidad de vida que aquellos que son tratados de forma inmediata, según ha mostrado un estudio liderado por el doctor del Instituto Nacional del Cáncer de la Fundación IRCCS en Milán (Italia), Lara Bellardita.

Además, los resultados, publicados en la revista ‘European Urology’, han desvelado que los hombres que tenían una “vigilancia activa” no sufrían estrés emocional añadido a la enfermedad, ansiedad o depresión.

Y es que, el cáncer de próstata tiene un crecimiento muy lento y, por ello, la mayor parte de los pacientes optan por realizar un seguimiento activo con el fin de evitar o retrasar los efectos secundarios del tratamiento como, por ejemplo, disfunción eréctil, incontinencia urinaria o problemas gastrointestinales.

De hecho, muchos de estos pacientes nunca requerirán tratamiento para estos síntomas, aunque alrededor de un tercio necesitará recibir terapia a los dos o tres años de seguimiento.

Para llevar a cabo la investigación, los expertos analizaron 10 informes publicados entre 2006 y 2014, de 966 pacientes con una medida de 66 años que habían sido seguidos durante 3 años. En los trabajos se mostraba su calidad de vida y los problemas psicológicos que pudieron padecer.

En este sentido, la calidad de vida de los que tuvieron una vigilancia activa fue similar o mejor a los que no optaron por esta terapia, aunque los autores han destacado la necesidad de que los pacientes con cáncer de próstata que tienen un seguimiento terapéutico prolongado sigan siendo tratados por los problemas psicológicos que puedan tener.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada