Feijóo aboga por un polo logístico, de transporte, turístico, de tecnología y de innovación entre Galicia y el Norte de Portugal para consolidar una Eurorregión con criterio y voz propia

 El presidente recibe de la mano del alcalde de Porto la Medalla de Honor de la ciudad.

El presidente recibe de la mano del alcalde de Porto la Medalla de Honor de la ciudad.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, abogó hoy por un polo logístico, de transporte, turístico, de tecnología y de innovación entre Galicia y el Norte de Portugal para consolidar una Eurorregión “con criterio y voz propio” dentro del Comité de las Regiones.

Así, durante un encuentro con la dirección de la Asociación Comercial de Porto, el titular del Gobierno gallego apostó en un primer término por potenciar el comercio de cercanías, con promociones conjuntas y con la creación de vínculos entre mercados y plazas de abastos para el intercambio de productos locales. Y, en el campo de la industria 4.0, sugirió crear grupos de trabajo y cooperación entre empresas y centros tecnológicos y de investigación, “que permitan mejorar la competitividad de nuestras industrias”.

En el ámbito de la innovación, Feijóo recordó que la Estrategia de innovación y desarrollo transfronteriza (RIS3T) aspira movilizar 360 millones de euros en proyectos de innovación hasta 2020. Y destacó que la primera convocatoria del Programa Interreg (Poctep) recibirá 90 millones de euros de los 243 millones asignados para toda la frontera hispano-portuguesa, lo que permitirá desarrollar durante los próximos meses 45 proyectos innovadores.

El responsable del Ejecutivo autonómico subrayó que Galicia y el Norte de Portugal llevan 25 años de colaboración, demostrando que la superación de fronteras y el relevo de muros por puentes es una opción de éxito, como prueba, por ejemplo, la cooperación en el campo local, a través de las eurociudades Verín-Chaves y Tui-Valença; en materia de universidades, con el programa Iacobus, y también en campos como el medio ambiente, con la gestión conjunta del Parque Natural Transfronterizo Gerês-Xurés.

“Hoy tenemos, prácticamente, un mismo territorio con una frontera inexistente porque tenemos infraestructuras que vertebran los pueblos y provincias fronterizas; estamos colaborando en el campo universitario y de la investigación, y tenemos en consecuencia un territorio europeo que pertenece a dos países —España y Portugal— con 6 millones de habitantes”, abundó, haciendo hincapié en que entre los dos territorios colindantes tiene que haber competencia leal y cooperación honesta.

Feijóo incidió en que “nuestra Eurorregión” dio un paso decisivo al superar la idea de que competir y cooperar son términos contradictorios, de que la competencia leal ensombrece las buenas relaciones entre territorios. “A nosotros nos interesa que el Norte de Portugal vaya bien y estoy seguro de que al Norte de Portugal también le interesa que Galicia vaya bien”, precisó, a lo que añadió que el país vecino es, después de Francia, el segundo lugar de exportaciones de la Comunidad gallega.

Galicia, una comunidad solvente y segura
El titular de la Xunta concluyó su intervención subrayando que gracias al modelo de responsabilidad desarrollado en los últimos años Galicia es una comunidad solvente y segura: “Segura para vivir, porque a lo largo de estos años fuimos quien de seguir mejorando nuestros servicios públicos. Segura para invertir, porque ser solventes genera confianza y credibilidad a aquel que quiera apostar por nuestra tierra para emprender. Y segura para trabajar, ya que estamos logrando que sectores que se habían visto castigados por las dificultades económicas estén resurgiendo con fuerza”.

Feijóo afirmó que Galicia es hoy una apuesta segura por todo ello y sobre todo porque tiene futuro, como prueban los indicadores económicos. No en vano, el cuadro económico de los Presupuestos de 2017 prevé para este año un crecimiento del PIB del 2,4% y la creación de 20.000 nuevos empleos.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada