La CE, insatisfecha con el acuerdo para reducir el impacto ambiental de las bolsas de plástico

El vicepresidente primero de la Comisión Europea y comisario de la Mejora de la Legislación, Relaciones Interinstitucionales, Estado de Derecho y Carta de los Derechos Fundamentales, el holandés Frans Timmermans, da una rueda de prensa en la sede de la Comisión Europea en Bruselas (Bélgica).

El vicepresidente primero de la Comisión Europea y comisario de la Mejora de la Legislación, Relaciones Interinstitucionales, Estado de Derecho y Carta de los Derechos Fundamentales, el holandés Frans Timmermans, da una rueda de prensa en la sede de la Comisión Europea en Bruselas (Bélgica).

El vicepresidente primero de la Comisión Europea (CE), Frans Timmermans, mostró hoy su descontento con el acuerdo entre los países y la Eurocámara sobre nuevas normas europeas para reducir el uso de bolsas de plástico y evitar el gran impacto medioambiental que crean, aunque no se opondrá al mismo.

“Respecto a las bolsas de plástico, entiendo que hay unanimidad en el Consejo, lo que hace irrelevante la posición de la Comisión. Nosotros no nos vamos a oponer a este acuerdo entre el Consejo y el Parlamento Europeo”, aseguró Timmermans.

Los Estados miembros y la Eurocámara cerraron un acuerdo el pasado lunes sobre esta legislación, del que apenas han transcendido detalles ya que debe ser aún confirmado por ambas partes.

La Comisión Europea no está satisfecha con el resultado del acuerdo, aunque Timmermans insistió en que la institución “no va a objetar” a un acuerdo de ambas partes, tampoco en el caso de que éste se haya fraguado en contra de la opinión de algún país.

La Comisión considera que puede haber problemas legales a la hora de transponer este acuerdo en las legislaciones nacionales.

“No puedo ver como los Estados miembros van a trasladar esto en legislación directa, solo quiero decir que en mi opinión implementar esta decisión va a ser bastante complicado”, dijo Timmermans, “no sé cómo los países planean transponerla”.

El vicepresidente de la CE señaló que el consenso tiene tanta “flexibilidad” y opciones para los países, que complica su puesta en la práctica, y cuestionó que éste vaya en el camino de buscar una “mejor legislación” europea.

“Es buena porque reducirá la contaminación, pero hubiéramos preferido otro tipo de consenso”, dijo Timmermans, quien advirtió a los países que si posteriormente encuentran problemas para aplicar el acuerdo, que “no vuelvan a recurrir a nosotros”.

El consenso tiene que ser aún confirmado por los Estados miembros en su reunión de embajadores permanentes (Coreper) el viernes y por los eurodiputados con un voto que se celebrará el próximo lunes en la Comisión de Medio Ambiente del Parlamento Europeo.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada