Los Reyes ponen el broche de oro a los actos del centenario de Freixenet

Sus Majestades los Reyes, Don Felipe y doña Letizia, acompañados del presidente de la compañía Freixenet, Josep Lluís Bonet, brindan con cava, durante la visita que han realizado hoy a esta bodega en Sant Sadurni D'Anoia (Barcelona), con motivo de su centenario.

Sus Majestades los Reyes, Don Felipe y doña Letizia, acompañados del presidente de la compañía Freixenet, Josep Lluís Bonet, brindan con cava, durante la visita que han realizado hoy a esta bodega en Sant Sadurni D’Anoia (Barcelona), con motivo de su centenario.

Los Reyes han puesto hoy el broche de oro a los actos de conmemoración del centenario de Freixenet (1914-2014), una empresa catalana, ha dicho Don Felipe, que ha llegado a ser identificada, “muy merecidamente”, como “un ejemplo del mejor espíritu emprendedor español”.

 

Al acto, que se ha celebrado en las cavas de Sant Sadurní, han asistido también el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria; la delegada del Gobierno en Cataluña, Llanos de Luna, y los consellers de Empresa y Empleo y Agricultura, Felip Puig y Josep Maria Pelegrí, respectivamente, mientras que no ha acudido el presidente de la Generalitat, Artur Mas.

 

Tras una visita a las cavas, Don Felipe y Doña Letizia han asistido a un almuerzo privado con la familia propietaria de Freixenet y con representantes del mundo empresarial y de la comunicación y han brindado, en palabras del Rey, “por esta empresa centenaria”, para que “siga representando los grandes valores” y continúe cosechando éxitos “con su buen hacer”.

 

“Estoy seguro de que así será”, ha asegurado el monarca.

 

En su brindis, que ha formulado en castellano y catalán, Don Felipe ha destacado la apuesta de Freixenet por la excelencia y la innovación y su valentía a la hora de aventurarse en el mercado internacional, convirtiéndose en una de las marcas españolas más renombradas de todo el mundo.

 

Ha recordado, en este sentido, que es el primer grupo vitivinícola del sector de los vinos espumosos de calidad, con una producción de 180 millones de botellas, una facturación de más de 500 millones de euros anuales y 1.900 empleados en todo el mundo.

 

“Freixenet ha llegado a representar por todo ello esa imagen de nuestro mejor espíritu y nuestros mejores logros empresariales. Su cuna barcelonesa y su corazón profundamente catalán han sido señas de orgullo español paseado con éxito ejemplar por todo el mundo con una visión ciertamente pionera y universal”, ha remarcado el monarca.

 

El presidente de Freixenet, Josep Lluís Bonet, ha agradecido la presencia de los Reyes en este día tan “feliz” y ha asegurado que estos cien años de historia de la compañía han estado llenos de éxitos, pero también de “vicisitudes, esfuerzo y trabajo tenaz”.

 

En este siglo, Freixenet ha llevado al cava catalán y español a ser líder en el mundo junto al champán francés y ello ha sido posible, ha añadido, “con trabajo, tenacidad y talento”, el modelo que “conviene al país”.

 

Bonet ha propuesto brindar “por la alegría de haber repartido felicidad en todo el mundo” y por “haber servido a Cataluña y a España”. “Por nuestras majestades y por Cataluña y España”, ha dicho con la copa de cava alzada.

 

El menú del almuerzo ha sido preparado por el chef Nandu Jubany, mientras que Jordi Roca, el menor de los hermanos Roca, se ha encargado de la repostería.

 

Al almuerzo han acudido unos 200 invitados, entre ellos el presidente de la patronal CEOE, Juan Rosell; el de Foment del Treball, Joaquim Gay de Montellà; el conde de Godó, Javier Godó; el cazatalentos Luis Conde o el presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Miquel Valls.

 

Al acto han asistido asimismo otros miembros de la familia fundadora de Freixenet, como el presidente de honor del grupo, José Ferrer; el consejero delegado, Pere Ferrer; el director de Comunicación, Pedro Bonet, o el vicepresidente Enrique Hevia.

 

Previamente a este almuerzo, los Reyes han visitado las centenarias cavas de la familia y han firmado en una barrica conmemorativa del aniversario.

 

Don Felipe y Doña Letizia, además, han tenido ocasión de conocer la conocida como Cava Real, situada a unos 25-30 metros de profundidad.

 

En ella se empezó a crear en 1982 un cava de alta gama cuya primera botella se descorchó en el año 1987, coincidiendo con una visita de los reyes Juan Carlos y Sofía. En su honor, este cava se denominó Reserva Real.

 

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada