Rafael Navarro-Valls, jurista ideológico y periodista, “Los pontífices, en principio, actúan en conciencia; en los políticos su conciencia es más complicada”

Rafael Navarro Valls, catedrático emérito de la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense. Copyright © Grupo ES., 2015.

Rafael Navarro Valls, catedrático emérito de la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense. Copyright © Grupo ES., 2015.

 

Es desenfadado en el hablar como buen cartagenero. Bromas sanas; sonrisa permanente; llama a las cosas por su nombre; fina ironía; juegos de palabras y el rey de la anécdota sustanciosa y con peso, vamos, que dejan huella indeleble más que un discurso de conceptos.

 

Rafael Navarro-Valls (Cartagena, Murcia 11 de febrero de 1940) a la altura de sus 75 años, catedrático emérito de la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense, Madrid, -entre otros muchos cargos en una densa y prestigiosa peripecia vital profesional- es un apasionado de los medios de comunicación (colabora en Tele5 en el programa de Ana Rosa Quintana, por ejemplo). Le divierte hasta que le confundan con su hermano, Joaquin, quizá más conocido por haber sido el portavoz del Vaticano durante el papado de san Juan Pablo II.

 

Recibe a Grupo ES. después de la jornada en Vigo, tras la conferencia, almuerzo y tertulia con cerca de un centenar de asistentes.

 

Se retrata a sí mismo así: “un jurista ideológico y periodista, al mismo tiempo”. Se confiesa “un enamorado de los medios de comunicación social”.

 

Pasó por Vigo invitado por el InstitutoTeológico del Seminario Mayor San José de Vigo y por la Biblioteca Teológica. Su conferencia abordó el poder en su doble acepción: “el poder político que en su grado máximo, entiendo, radica en el titular de la Casa Blanca, y el poder espiritual que radica en la primera autoridad moral de la tierra, el Papa. Eso me ha llevado a analizar, con mayor o menor detenimiento, la figura de los últimos papas: Juan Pablo II, Benedicto XVI y, sobre todo, Francisco, así como los últimos presidentes norteamericanos, fundamentalmente Obama. Y el choque de trenes que se prepara, muy probablemente en 2016, Jeb Bush, el tercer hijo en discordia de la saga Bush y Hillary Clinton, la mujer de Bill Clinton”.

 

Los motivos de esta afición o incluso pasión del doctor Navarro Valls por EEUU, siguiendo su actualidad fue “uno fortuito y otro obligado”, dice. “El obligado es que yo me dedico a una disciplina cuya clave son las relaciones Iglesia-Estado y, por tanto, las figuras de los titulares máximos de la Iglesia y las del Estado me han atraído especialmente. Y también por una circunstancia fortuita que fue que mi padre –un abogado del Estado muy erudito- , cuando éramos jóvenes, a todos sus hijos nos ponía una lista de libros para leer. Entre ellos, recuerdo, me puso una historia excepcionalmente buena sobre EEUU de un autor francés, André Maurois, cuando yo tenía 13 o 14 años. Así se produjo en mí el deseo de ir conociendo lo más posible. Luego pasó el tiempo… y me centré en la presidencia, en la presidencia contemporánea desde Roosevelt a Obama”.

 

A propósito de esta referencia a su padre, queremos conocer más sobre su progenitor para entender mejor al doctor Navarro Valls. “Mi padre me educaba en la libertad. Solía decirnos que su abuelo, en el lecho de muerte, a su padre, le decía: ‘Hijo mío, nunca secuestres un alma’. Como queriendo decir, no coacciones a la gente. Entonces el amor a la libertad, por un lado. En segundo lugar, nos inculcaba la lealtad a los amigos y a otras personas”.

 

“Mi madre –continúa- … había sido Mis Cartagena… un título que daba la Marina española… Era una persona muy bella, muy afectuosa y probablemente me inculcó la afabilidad con los demás”. Y cierra la confidencia, algo emocionado, diciendo: “Esos son los valores que yo noto más a primera vista”.

 

Las confusiones con Joaquín, su hermano, son divertidas. “Como yo doy clase en la Complutense, no es raro que al acabar la clase, los primeros días de curso, siempre hay un alumno o alumna que se me acerca y me dice: ‘¿Cómo hace para estar Usted aquí y en Roma’? … creyendo que yo soy el que estaba en Roma. Antes, cuando estábamos los dos en activo”, cuenta divertido. Y añade: “En la beatificación de Juan Pablo II, yo estaba en un sitio más o menos bueno. Y se me acercaron dos periodistas: ¡Estará Usted contento señor Navarro…! Les contesté: Estoy contentísimo pero Ustedes están equivocados. Yo soy Navarro el malo. El bueno es el que está allí con el Papa”. Y remata: “Ha habido multitud de confusiones. Nosotros nos reímos pero no le damos mayor importancia”.

 

Ahora interesa conocer esta curiosa amalgama de un jurista al que le gustan los medios de comunicación. “Me atrae de ellos la repercusión que tienen; el bien o el mal que puedes transmitir a través de ellos; me fascina el enorme empuje que la información, en todos los aspectos, tiene hoy en día en la vida humana. En la gente joven a través de la Red; en los mayores a través de la prensa escrita; en los de mediana edad, a través de la televisión… Estamos viviendo en un mundo en el cual estar informado es muy importante. Los políticos dicen que información es poder. ¡Puede ser eso! Pero, fundamentalmente, me atrae ese aspecto de difusión de las cosas buenas y también de las cosas malas”.

 

A la pregunta de si España es un país católico, Rafael Navarro Valls no le gusta hablar de “colectividades” … “Ser católico es siempre algo individual… porque la salvación o la condenación es un problema individual. El hombre muere solo”.

 

Y añade: “Cuando se habla de un país católico es un modo de decir que el mayor número de habitantes son católicos, probablemente católicos practicantes. No sé si España es un país católico… mayoritariamente lo es… hay un 80% de personas que se manifiestan bautizados… Hay otro 80% largo que dan la Primera Comunión a sus hijos… Ahora, que todo eso implique vivir las virtudes cristianas de solidaridad, audacia, fortaleza, limpieza (de alma)… ¡eso ya es otra cosa! En este sentido España es un país católico pero que tiene que serlo un poco más”.

 

Como experto jurista en temas de Matrimonio y Familia, Navarro-Valls analiza la situación actual. “Esta institución está sufriendo los vientos de fronda de desarreglos que se cuecen fundamentalmente en el fondo del ser humano que es acogido por el poder que quiere recoger esos desacuerdos interiores. Y esto hace que las instituciones, que son la base, la célula de la sociedad, tengan un minusvalor. Por otra parte, se entiende que la familia ya no es la estricta unión de un hombre y una mujer.. con la finalidad de transmitir la vida humana… Y se mezclan otras formas, que son respetables, pero que no son estrictamente familia… Entonces, en la familia, a parte de la erosión interior que tiene, se está produciendo otra erosión exterior, una confusión que llena el escenario de una neblina donde la gente se confunde y se extravía”.

 

Volvemos a su conferencia de esta mañana sobre los dos tipos de poder. En el caso de los últimos papas, el doctor Navarro-Valls resume con clarividencia las líneas maestras de los últimos pontificados. “La aportación de un papa, en cuanto que va dirigida al alma humana, es de una influencia muy global. Distinta cosa es que en sus predicaciones cada uno tenga una mayor preocupación (por un tema u otro) como sucede en todo ser humano. Sería ‘contra natura’ que un papa actuara contra su formación, sus valores… Yo suelo decir, en este sentido, que Juan Pablo II había vivido en su carne el autoritarismo y la dictadura. Por tanto, fue un digno oponente de todo lo que fuera contra la libertad. Por eso, produjo, no solo él, la caída de los países del Este. Así, yo suelo decir que era una persona que luchaba contra la dictadura y muy amante de la libertad.

 

Benedicto XVI era un intelectual no solamente un teólogo, sino un filósofo, probablemente una de las cinco o seis cabezas más poderosas de su tiempo y probablemente el primero o segundo papa de toda la historia de una mayor formación intelectual. En este sentido, él se fijó en un punto que era vital para todo el mundo, el relativismo ético, el relativismo moral. Entonces, fue un gran luchador contra el relativismo. Ese ‘nada es bueno, nada es malo. Todo igual’. Y Francisco es una persona con una formación pastoral. Es una persona que vive en el Vaticano como vivía en Buenos Aires: en un apartamento, sin medios de locomoción especialmente llamativos, y que además está muy preocupado por la pobreza, tanto espiritual como física. Y, por tanto, pasará a la Historia como un papa muy luchador contra la pobreza”.

 

Se traslada ahora al presidente de EEUU, Obama. El doctor Navarro-Valls afirma, de entrada, que “un político no se puede comparar con un pontífice. Los pontífices, en principio, actúan en conciencia. En los políticos su conciencia es más complicada. Depende de factores externos como las oscilaciones de las encuestas, los propios colaboradores que tienen… Un presidente de EEUU no es nadie sin sus colaboradores. Por tanto, le influyen mucho. Se suele decir que un presidente sin buenos colaboradores es como una tortuga patas arriba. Un animal así se mueve mucho pero no puede ir a ningún lado. Entonces, Obama oscila entre pragmático y ambiguo en sus planteamientos”. Y recapitula: “Bueno, es lo que se lleva y lo que él hace políticamente hablando. No es un hombre de unas convicciones muy sólidas. Quizá, como Clinton, es un hombre que huele mucho los aires que le circundan, las inclinaciones del pueblo y procura adaptarse a ello. Luego, no es un líder que arrastre hacia sus valores a los demás, sino que el va arrastrado por los valores ajenos”.

 

Rafael Navarro Valls ha publicado diferentes libros. El dice “muchos” pero añade ese “sin querer ser ostentoso”. “Muchos relativos a mi profesión: ‘El análisis de las objeciones de conciencia’, ‘La libertad religiosa’, ‘El Derecho matrimonial canónico y no canónico’… “. Y, luego, “por ese hobbie” (de estudiar las presidencias contemporáneas de EEUU), “cada cuatro o cinco años publico libros con trabajos ya publicados en los medios nacionales e internacionales donde he ido colaborando –por ejemplo el doctor Navarro-Valls es colaborador habitual del periódico El Mundo- y otros no publicados . Así han surgido esos tres libros: ‘Del poder y de la gloria’ que abarca del año 2005 al 2009; el segundo es ‘Entre la Casa Blanca y el Vaticano’; y el tercero, ‘Entre dos orillas: de Obama a Francisco’. “La temática suele ser la misma: un análisis del poder de ambos núcleos, seguidos de análisis para ver en qué coinciden Iglesia y Estado: temas de simbología, libertad religiosa y otros. En el primero hay una coincidencia entre el planteamiento de Regan y Juan Pablo II; en el segundo libro, Clinton-Benedicto XVI, Bush y luego Obama; el tercero ya es directamente Obama y el papa Francisco”.

 

Una persona como el doctor Navarro-Valls suponemos que es un hombre de mucha lectura con un importante elenco de autores preferidos. “Depende del campo que escojamos”, adelanta. En el terreno del autoensayo político, Galbraith. Me gusta bastante y es una persona que escribe deliciosamente bien. Es un canadiense que se afincó en EEUU, John Kenneth Galbraith. En el aspecto más social, Rafael Navarro-Valls gusta en los clásicos, A. J. Cronin.  No le hace asco a los betsellers y lee autores como John Grisham.  En temas de religión, o teología, sus autores preferidos –“hay muchos”, dice- van desde Paul Johnson, Benedicto XVI, los teólogos de la última parte del siglo XX hasta Guardini  y otros muchos que me atraen”.

 

Y sorprende porque incluye además la temática deportiva en sus lecturas. “De deporte, porque aquí dónde me ve, modestamente, yo he sido bastante buen lanzador de jabalina, portero de balonmano, por eso comprendo muy bien lo que está pasando últimamente… Jugaba en segunda división y en un memorable partido contra los Paracaidistas de Alcantarilla, que no son mancos cuando atacan…, pegaron un puñetazo sobre la portería que rebotó sobre mi cabeza y me quedé ciego durante 20 minutos y, entonces, me aparté de este deporte”.
Jugando al tenis era como descansaba Rafael Navarro-Valls, pero eso era “antes”, hasta que se rompió el supraespinoso, un tendón del hombro. Ahora se conforma con andar pero reconoce que lo que más le descansa es leer.

 

Para terminar, se solicita al doctor Navarro-Valls un mensaje para el mundo empresarial con vistas a los numerosos empresarios lectores de Grupo ES. “Yo les diría que las ganancias son buenas y a por eso van… Pero si solo piensan en ganar, sin cuidar mucho a los de abajo, los obreros, a sus colegas, otros empresarios… sin solidaridad, al final se encontrarán vacíos. No sus manos, que las tendrán muy llenas, pero sí vacíos de valores. Por eso les diría que combinen el legítimo afecto y meta de las ganancias en pensar en los demás, en la solidaridad”.

 

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada