El euríbor cierra abril con un nuevo mínimo, en torno al -0,121 %

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, abandona una rueda de prensa tras la reunión del consejo de gobierno del BCE en Fráncfort, Alemania, antes de ayer.

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, abandona una rueda de prensa tras la reunión del consejo de gobierno del BCE en Fráncfort, Alemania, antes de ayer.

A falta de que el Banco de España confirme el dato final en los próximos días, abril será el decimoquinto mes consecutivo que el euríbor se mantiene en terreno negativo.

Desde que comenzó el mes, el euríbor ha oscilado entre el mínimo del -0,124 % marcado el pasado 20 de abril, y el máximo del -0,111 %, registrado el tercer día del mes.

El ahorro estimado de 60 euros se debe a que hace un año, en abril de 2016, el indicador se situaba en el -0,010 %, con lo que una hipoteca media de 100.000 euros contratada entonces a un plazo de 25 años con un diferencial de un punto porcentual sobre el euríbor tendría un coste mensual de 376,42 euros.

Sin embargo, si una hipoteca con estas condiciones se revisa utilizando el dato de abril de 2017, el coste sería de 371,42 euros por mes, es decir, 5 euros mensuales menos o 60 euros anuales.

La evolución del indicador depende de las subidas o bajadas de tipos que aprueba el Banco Central Europeo (BCE), que en su última reunión del pasado jueves decidió mantenerlos en el mínimo histórico del 0 %, tras la caída de la inflación al 1,5 % en marzo.

El presidente del BCE, Mario Draghi, afirmó que la recuperación cíclica de la economía de la zona euro “es sólida” pero que la entidad monetaria no ve que la inflación “muestre una tendencia alcista convincente”.

Por ello, la institución prevé mantener los tipos en los niveles actuales “o inferiores” hasta “bien pasado el horizonte de las compras netas de activos”, que incluyen adquisición de deuda por valor de 60.000 millones de euros mensuales hasta finales de diciembre o hasta que la inflación “sea sostenida” por encima del 2 %, ha añadido Draghi.

Hace poco más de un año, en febrero de 2016, el euríbor cerró por primera vez en su historia un mes con signo negativo y desde entonces ha seguido evolucionando a la baja.

Ante este hecho inédito, en España se abrió un debate sobre si la banca acabaría pagando a los clientes por las hipotecas, algo que varias entidades se apresuraron a aclarar que nunca ocurrirá, pues al euríbor siempre se le suma un diferencial que decide cada banco.

En España, el diferencial más bajo al que se ha vendido de forma general una hipoteca ha sido de 0,17 puntos porcentuales, por lo que el euríbor a un año tendría que hundirse un poco más que eso para que, una vez aplicado el diferencial, los intereses fueran negativos.

Con el indicador en tasas negativas desde hace tantos meses, la banca ha optado por subir el diferencial que aplica o introducir una cláusula “cero” en las hipotecas a tipo variable, que establece que el euríbor nunca podrá bajar del 0 %, al tiempo que se ha incrementado la venta de hipotecas a tipo fijo.

Este tipo de préstamos, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), son cada vez más frecuentes en la venta de nuevas hipotecas, ya que, a modo de ejemplo, el pasado febrero un 38,3 % de la financiación para la adquisición de viviendas se concedió a tipo fijo y no ya ligado a la evolución del euríbor.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada