Los expertos vinculan la independencia de los consejeros externos a su remuneración

El expresidente de la CNMV, Manuel Conthe.

El expresidente de la CNMV, Manuel Conthe.

El progresivo aumento de las remuneraciones a los consejeros externos de las empresas cotizadas preocupa a los expertos, que advierten del posible impacto negativo que una excesiva retribución podría generar a la “genuina independencia” de estas figuras.

Para el expresidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) Manuel Conthe, el aspecto retributivo es “esencial” de cara a evaluar la profesionalidad de los consejeros, tanto dominicales como independientes, ya que cuanto más elevado sea, mayor riesgo existe de que “generen apego al puesto”.

Durante el encuentro organizado por la Asociación Española de Compliance (Ascom) y la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), Conthe ha señalado que las altas remuneraciones explican que “haya cola” para entrar en cualquier consejo de administración, máximo órgano de gobierno de las sociedades.

Una circunstancia que, asegura, compromete la independencia de sus integrantes y aumenta el riesgo de que éstos se posicionen del lado del gestor, obviando unas tareas de vigilancia entre las que se encuentra “decir cosas incómodas al que manda”.

Según el último índice realizado por la consultora Spencer Stuart, los consejeros independientes o sin vinculación directa con la compañía recibieron de media, sin tener en cuenta su participación en comisiones, 84.589 euros en 2015, un 13 % más respecto al año anterior.

Dicha cantidad asciende hasta 106.718 euros en el caso de las empresas del IBEX 35, que en ese mismo periodo desembolsaron un 14 % más en este concepto.

A estas cifras, la firma añade la remuneración media por formar parte de una comisión, bien en forma de dietas, de compensación fija o a través de ambos sistemas, cuyas cuantías varían en función del peso que la compañía otorgue a cada una de ellas.

En términos totales, la media para los independientes en 2015 ascendió a 129.406 euros, 177.582 euros en el caso de las cotizadas, cantidades que se prevén hayan aumentado en el último año dado el incremento generalizado de beneficios.

“El tema de la retribución es complejísimo”, apunta el presidente de la CNMC, José María Marín Quemada, que matiza que los consejeros no pueden tener una “baja masa salarial” en tanto que tienen la responsabilidad de ser la primera línea de visualización de la calidad del servicio.

Más crítico se muestra Conthe, quien cree que los consejos en España sólo ganarán en independencia si las compañías conciben una política salarial más restrictiva.

No obstante, todos perfilan a este órgano como “filtro” de los posibles errores que pueda cometer el gestor, de ahí la importancia de contar con “los mejores” para evitar crisis como la de Abengoa, cuya antigua cúpula será juzgada después del verano, que generan externalidades “muy negativas” para la sociedad.

Entre otras herramientas, Conthe y Marín Quemada insisten en la utilidad de las medidas de ‘compliance’ o vigilancia del cumplimiento normativo, con el fin de prevenir o detectar posibles delitos que podrían acarrear desde la imputación de los consejeros al cese de la actividad.

Asimismo, perciben como positiva la existencia de una cuota femenina ya que el gestor, en lugar de designar “a dedo” o por simpatía el cargo, deberá buscar entre caras “menos conocidas” y, por ende, más independientes.

Con todo, recuerdan que deben ser las empresas las que se autorregulen, lejos del intervencionismo del Estado, para así garantizar el correcto funcionamiento de un mercado que requiere de profesionales con experiencia en el sector que puedan aportar un valor añadido.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada