Bosch reduce en 2016 el beneficio neto un 39 %, hasta 1.949 millones de euros

BoschEl fabricante alemán de motores y electrodomésticos Bosch redujo en 2016 su beneficio neto atribuido un 39 %, hasta 1.949 millones de euros, respecto a 2015, tras el aumento de costes e inversiones y pese al incremento de la facturación.

Bosch informó hoy de que el resultado operativo se redujo en el mismo periodo un 27,3 %, hasta 3.335 millones de euros.

La facturación mejoró el año pasado un 3,6 %, hasta 73.129 millones de euros.

Los tipos de cambio tuvieron un efecto negativo de 1.300 millones de euros. Descontados estos efectos, el volumen de negocios hubiera subido un 5,5 %.

Bosch incrementó el año pasado los costes en investigación y desarrollo un 9,5 %, hasta 6.954 millones de euros, explicó el director de Finanzas y vicepresidente, Stefan Asenkerschbaumer.

También tuvo depreciaciones en algunas adquisiciones y costes por litigios relacionados con la crisis del diésel en Volkswagen.

Bosch, que va a vender su filial de motores de arranque (Robert Bosch Starter Motors Generators Holding) a un consorcio de empresas chinas formado por ZMJ y el inversor financiero CRCI por unos 500 millones de euros, quiere incrementar la rentabilidad.

El presidente de Bosch, Volkmar Denner, dijo que las dos tareas que tiene la compañía son incrementar la rentabilidad, pese a que el crecimiento económico global es moderado y pese a la incertidumbre, y la transformación del grupo.

Denner dijo respecto al actual debate sobre la prohibición de vehículos diésel que los objetivos y las políticas para mejorar la calidad del aire deben ser neutrales desde el punto de vista de la tecnología.

“La creatividad de nuestros ingenieros no debe ser restringida por la política a una tecnología particular”, añadió Denner.

Cree que las mejoras en el motor de combustión ofrecen “un potencial enorme” para reducir las emisiones de óxidos de nitrógeno.

Bosch trabaja actualmente en 300 proyectos de desarrollo de emisiones de conducción reales.

Bosch, que suministró a Volkswagen el software con el que manipular las emisiones de gases contaminantes en los motores diésel, alcanzó un acuerdo a finales de 2016 con los propietarios afectados en EEUU, por el que pagará unos 300 millones de euros (327,5 millones de dólares).

En el balance de 2016, Bosch dice que los acontecimientos relacionados con las emisiones de vehículos diésel en varios fabricantes automovilísticos y en muchos países son “un riesgo considerable” para Bosch, pero que es difícil de cuantificar porque dependerá de las acciones legales que se decidan en algunos países.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada