Los desafíos de Macron para poder gobernar Francia

Macron es felicitado por sus partidarios tras votar.

Macron es felicitado por sus partidarios tras votar.

Francia va a tener un nuevo presidente de la República. Emmanuel Macron se ha impuesto a Marine Le Pen con el 65% de los votos, según las proyecciones, y se va a convertir en el sucesor de François Hollande que ha ocupado el Palacio del Eliseo los últimos 5 años. Al candidato centrista ahora le esperan varios desafíos para poder gobernar Francia.

– Muy pendiente de las elecciones legislativas del próximo mes

El triunfo en las elecciones presidenciales le ha dado impulso a Macron, pero en apenas un mes afronta su primera reválida. Los galos están llamados a votar de nuevo el 11 y el 18 de junio en las elecciones legislativas, esas que van a determinar la composición de los parlamentarios de la Asamblea Nacional. Son 566 diputados y En Marcha necesita hacer buena campaña para garantizarse un buen número de asientos que le permitan un Gobierno tranquilo a Macron. Los 11 diputados restantes, pertenecientes a las circunscripciones fuera de Francia, tienen la primera vuelta el 4 de junio.

El presidente de la República tiene bastantes poderes, pero el primer ministro, que será elegido por Macron y el Parlamento, ostentan la mayoría de las atribuciones ejecutivas y legislativas. Además, el 24 de septiembre se celebran comicios para renovar la mitad del Senado. Son las piezas que necesita el presidente electo para tener unos apoyos sólidos que le permitan desarrollar la legislatura completa.

– Vencer el hándicap de la inexperiencia

Pese a que Macron no es precisamente nuevo en política –fue ministro con Hollande- lo cierto es que su partido puede pecar de cierta inexperiencia. En Marcha ha sido creado hace unos meses y tenía como objetivo primordial concurrir a las elecciones y hacer un buen papel. Sin embargo, el desafecto de la sociedad gala con los partidos tradicionales ha terminado aupando al centrista a la presidencia de la República. Participar en el sistema y empezar a ocupar su sitio en las instituciones va a ser el gran reto de un partido que además se tiene que preocupar por gobernar para todos los franceses.

– Ser capaz de atraer a aquellos que no le han apoyado

Desde el principio de la carrera electoral, Macron ha sido capaz de atraer tanto a votantes de derecha como a votantes de izquierda gracias a un talante conciliador y a un programa liberal-social que tenía cosas en común con un electorado muy grande. Sin embargo, en la segunda vuelta cerca de un 35% ha optado por apoyar a Le Pen y también ha caído la participación, que ha sido la más baja desde 1969. Claramente el centrista no ha sido capaz de atraer a su bando a votantes de otros partidos y de cara a las legislativas va a ser su asignatura pendiente de cara a lograr un Gobierno que goce del apoyo de la mayor parte de los franceses.

– Luchar contra el extremismo

Han pasado 15 años desde que el Frente Nacional se metió por primera vez en una segunda vuelta y lo cierto es que en este tiempo sus apoyos se han multiplicado. Si Jean-Marie Le Pen sacó entonces el 17,8% de los votos, ahora su hija Marine ha obtenido cerca del 35%. La sociedad sigue radicalizándose y pese a que la ultraderecha ha obtenido una nueva derrota no se puede perder de vista que cada vez goza de un apoyo más contundente que le puede convertir en alternativa de gobierno en algunos años.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada