Rajoy descarta medidas de ajuste adicionales para cumplir el déficit este año

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, clausura la Asamblea Anual de Socios del Instituto de la Empresa Familiar.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, clausura la Asamblea Anual de Socios del Instituto de la Empresa Familiar.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha avanzado hoy que la estrategia presupuestaria puesta en marcha por el Ejecutivo y la buena marcha de la economía en el inicio de 2017 favorecen que el objetivo del 3,1 por ciento de déficit para este año pueda alcanzarse sin necesidad de ajustes adicionales.

Rajoy, en la clausura de la Asamblea anual de socios del Instituto de la Empresa Familiar (IEF), ha hecho un repaso de la situación económica actual de España y la ha contrastado con la que había en los años de la crisis para destacar que se ha superado ese momento por el esfuerzo y sacrificio de los españoles y las reformas adoptadas.

Unas reformas cuya persistencia ha considerado como una prioridad, hasta el punto de recalcar que le preocupa más la permanencia de las mismas que el abordar otras nuevas.

De la misma forma, ha sellado su compromiso “ineludible” con la consolidación fiscal.

Rajoy ha garantizado que España estará en condiciones de abandonar el procedimiento de déficit excesivo en 2018 (al situarse por debajo del 3 por ciento) y ha insistido en que todo indica que se puede cumplir el objetivo de déficit del 3,1 para este año sin nuevas medidas.

Por tanto, eso haría innecesario aplicar medidas previstas en la actualización del Programa de Estabilidad Presupuestaria 2017-2020 remitido por el Gobierno a Bruselas si hubiera algún riesgo de desviación del objetivo.

Entre esas medidas el Gobierno incluía el impuesto sobre las bebidas azucaradas o los impuestos medioambientales.

Rajoy se ha mostrado convencido de que si no se emprende un camino equivocado, los datos de crecimiento y empleo seguirán siendo buenos, ya que la economía aumentará una media del 2,5 por ciento hasta 2020 y el paro bajará hasta situarse en el 11,2 por ciento de la población activa.

Tras recordar los últimos datos macroeconómicos previstos por el Gobierno, se ha referido al proyecto de ley de presupuestos para subrayar que su aprobación es un ejercicio de responsabilidad por parte de todos.

“Será muy instructivo conocer las razones y argumentos por los que algunos no querrán colaborar en su aprobación, porque a mí no se me alcanza ninguno”, ha subrayado.

Entre las reformas que defiende ha citado nuevas medidas para lograr más puestos de trabajo y de más calidad, como mejorar las políticas activas de empleo y la formación con especial atención a jóvenes y a parados de larga duración.

En consonancia con ello, ha defendido un pacto por la educación que se está negociando en el Congreso.

También ha destacado la necesidad de medidas en el ámbito de los mercados de bienes y servicios para seguir avanzando en la competitividad, así como otras iniciativas para seguir reduciendo cargas a las empresas, para respaldar la iniciativa emprendedora y para seguir modernizando la administración pública.

En el coloquio posterior a su intervención y ante el interés de los empresarios por conocer las nuevas reformas a las que dará prioridad, ha citado la relativa a las pensiones y la trascendencia de que hubiera un pacto para ello entre las fuerzas políticas.

Lo ha hecho después de que, en una intervención previa, el presidente del Instituto de la Empresa Familiar, Ignacio Osborne, pidiera al Gobierno que acometa reformas de calado enfocadas a mejorar la actividad empresarial.

El IEF ha redactado un documento con 50 propuestas para eliminar las trabas que dificultan el crecimiento empresarial, entre ellas, la necesidad de someter, de forma obligatoria, a auditorías privadas a todos los entes públicos y administraciones, tal y como se hace en las compañías, para mejorar la eficiencia de la gestión pública.

Ante la pregunta de otro empresario sobre la posibilidad de modificar las cotizaciones sociales, Rajoy ha informado de que a corto plazo no hay intención de introducir ningún cambio

Además, ha recordado que la presión fiscal en España es más baja que en otros países como Francia, Italia, Alemania u Holanda, y que el tipo del impuesto de sociedades está en la actualidad en el más bajo de la historia.

Y a renglón seguido ha señalado que la única posibilidad de reducir impuestos es que haya crecimiento económico y empleo.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada