La CE apunta a las plataformas digitales, ciberseguridad y la economía de datos

Una joven utiliza un ordenador durante el Día Mundial de Internet.

Una joven utiliza un ordenador durante el Día Mundial de Internet.

Después de centrarse en la eliminación de los sobrecostes en itinerancia (“roaming”) o el geobloqueo, la Comisión Europea (CE) anunció hoy que propondrá más medidas para las plataformas en línea, la ciberseguridad y la economía basada en el uso de datos, a fin de culminar el mercado único digital.

“Después de dos años, proponemos actualizar nuestra estrategia para reflejar los nuevos retos y tecnologías”, indicó el vicepresidente de la CE para el Mercado Único Digital, Andrus Ansip.

Con ocasión de una revisión de la batería de medidas en trámite para potenciar el mercado único digital, Ansip recalcó en una rueda de prensa que es necesaria más actuación en los tres campos señalados.

Por lo que respecta a las plataformas digitales, la Comisión preparará para finales de año una iniciativa para hacer frente a las “injustas cláusulas contractuales y prácticas comerciales” en las relaciones entre estas plataformas y otras empresas.

La CE pone de ejemplo las cláusulas abusivas que Amazon imponía a los editores de libros electrónicos y que se han saldado con un acuerdo con la compañía, que se ha comprometido a poner fin a esas prácticas.

Por el momento la Comisión ha mantenido conversaciones con plataformas en línea para eliminar los mensajes de odio o la venta de artículos falsificados en internet, pero indicó que pretende coordinar mejor esas iniciativas.

Uno de sus objetivos es avanzar en los procedimientos de “notificación y acción” para eliminar “contenidos ilegales”, basados en “la transparencia y protegiendo los derechos fundamentales”.

Por lo que respecta a ciberseguridad, la CE indicó que en septiembre revisará su estrategia y el mandato de la Agencia Europea para la Seguridad de las Redes y la Información (ENISA), y propondrá medidas adicionales sobre estándares de seguridad en el ámbito digital, certificación y etiquetado, para “que los objetos conectados sean más seguros”.

La creciente conectividad ha hecho a la Unión Europea (UE) “más vulnerable a los ciberataques, con fallos de seguridad que causan daños significativos”, apuntó la CE.

Por último, sobre la economía de datos, aseguró que prepara una iniciativa legislativa para otoño sobre el libre tráfico transfronterizo de datos no personales, así como medidas para la accesibilidad y reutilización de datos financiados con medios públicos en la primavera de 2018.

La Comisión también indicó que para finales de año propondrá un instrumento legal para desarrollar una infraestructura de computación de alto rendimiento para reducir la dependencia de terceros países.

La revisión ha mostrado igualmente que será necesaria una inversión adicional en capacidades digitales y tecnologías, “combinando recursos de la UE, los Estados miembros y el sector privado”.

En paralelo, la CE puso la presión sobre el Parlamento Europeo y el Consejo (países) para que saquen adelante lo antes posible sus propuestas en ámbitos como el geobloqueo, los derechos de autor o la difusión de contenidos audiovisuales.

La industria ya ha considerado perjudicial la propuesta encaminada a facilitar la autorización de los titulares de derechos necesaria para retransmitir programas en línea en otros países (al mismo tiempo que se emiten en su país por televisión, incluidos los servicios en diferido) y ha pedido salvaguardar la exclusividad territorial de las licencias.

Por lo que respecta a los recargos por itinerancia móvil, se ha concluido el proceso legislativo para que sean abolidos, con algunas condiciones, el próximo 15 de junio.

También ha habido acuerdos sobre la portabilidad de contenidos que permitirá a los europeos, desde principios de 2018, acceder a las películas, la música, los libros electrónicos o los videojuegos a los que están abonados en su país cuando viajen por la UE, o sobre la liberación de la banda de 700 MHz para desarrollar las redes 5G.

Según Bruselas, un mercado único digital plenamente funcional podría aportar 415.000 millones de euros anuales a la economía de la UE y crear cientos de miles de nuevos puestos de trabajo.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada