Iberdrola bajo sospecha

Imagen tomada a través de una ventana y que muestra la Torre Iberdrola, sede de la compañía, en Bilbao en 2012.

Imagen tomada a través de una ventana y que muestra la Torre Iberdrola, sede de la compañía, en Bilbao en 2012.

La justicia española abrió una investigación sobre el presunto encarecimiento artificial de los precios de la electricidad practicado en 2013 por la principal energética del país, Iberdrola, informó este jueves la Audiencia Nacional en Madrid.

Este alto tribunal encargado de causas económicas complejas informó de la admisión a trámite de una denuncia de la fiscalía anticorrupción contra la empresa española “por un delito relativo al mercado y los consumidores” y la apertura de una investigación.

En el marco de esta investigación, el miércoles la Guardia Civil practicó registros en las sedes de Iberdrola en Madrid y Bilbao.

La operación sigue en marcha este jueves, precisó a la AFP un portavoz de la Guardia Civil.

La compañía está imputada por un aumento artificial de la tarifa eléctrica del 30 de noviembre al 23 de diciembre de 2013, que ya le costó en 2015 una multa de 25 millones de euros de la autoridad española de la competencia (CNMC).

Las asociaciones de consumidores acusan a menudo a las eléctricas españolas de opacidad en la fijación de sus precios.

Según estadísticas oficiales, entre 2006 y 2015 el precio de la electricidad aumentó en un 56% en España.

En el caso de Iberdrola, la CNMC estimó que la sociedad redujo voluntariamente la producción de tres de sus centrales hidroeléctricas para inflar sus tarifas.

En un comunicado, el grupo niega “haber realizado cualquier manipulación fraudulenta” y haber tenido “intención de alterar el precio de la electricidad”.

La compañía también recuerda que presentó un recurso contra la multa infligida, cuya aplicación está suspendida a la espera de resolver la apelación.

(Corrige en el titular den la información con referencia FC4103 la cifra de millones de dólares)

Toronto (Canadá), 11 may (EFE).- Magna, el fabricante canadiense de componentes del automóvil, tuvo unos beneficios netos de 586 millones de dólares en el primer trimestre del año, un 19,1 % más que en el mismo periodo de 2016.

El aumento del beneficio se produjo gracias a unas ventas récord 9.372 millones de dólares, un 5 % superiores a las del primer trimestre de 2016.

Magna informó hoy que su resultado bruto de explotación ajustado (Ebit ajustado) fue 831 millones de dólares, un 19 % superior.

Por regiones, las ventas en Norteamérica aumentaron un 5,9 % hasta situarse en 5.383 millones de dólares. En Europa, las ventas sumaron 3.344 millones de dólares, un 3,1 % de aumento, mientras que en Asia las ventas aumentaron a 640 millones de dólares, un 2,4 % más que el año anterior.

En el resto del mundo, las ventas se situaron en 128 millones de dólares, un 58 % de incremento.

Magna explicó que en Norteamérica, el aumento de los ingresos se produjo al lanzamiento de nuevos modelos como GMC Acadia, Lincoln Continental, Cadillac XT5, Chrysler Pacifica y Chevrolet Bolt.

En Europa, Magna participó en la producción de vehículos como Audi A3 y A3 Sportback, Audi Q2, Volskwagen Tiguan, Mercedes Clase C descapotable, Maserati Levante y BMW Serie 5.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada