Los ministros de Finanzas del G7 renuncian en Bari a los temas más polémicos

El secretario del Tesoro de EEUU, Steven Mnuchin, llega a la cumbre de ministros de Finanzas del G7 en Bari, Italia, el 12 de mayo de 2017-

El secretario del Tesoro de EEUU, Steven Mnuchin, llega a la cumbre de ministros de Finanzas del G7 en Bari, Italia, el 12 de mayo de 2017-

Los ministros de Finanzas del G7 se reúnen este viernes y sábado en la ciudad italiana de Bari para abordar la visión económica de la nueva administración estadounidense pero dejando de lado cuestiones espinosas, como el comercio mundial.

“Necesitamos entender cuáles serán sus planes, sus decisiones. La administración [estadounidense] ya lleva bastante tiempo en funciones y tenemos la ocasión de conocernos mejor”, declaró el comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici.

Los países del G7 (Estados Unidos, Japón, Alemania, Francia, el Reino Unido, Italia y Canadá) están preocupados por la nueva orientación de la administración estadounidense respecto al comercio internacional, tras la elección del presidente estadounidense, Donald Trump.

Durante una sesión de trabajo “abierta y cooperativa”, los ministros “no temieron hacer preguntas directas y obtuvieron respuestas directas”, indicó un alto responsable del Tesoro estadounidense, que quiso guardar el anonimato.

Steven Mnuchin, el secretario estadounidense de Tesoro, expuso las grandes líneas de la reforma fiscal con la que pretende reducir la carga impositiva de las empresas y simplificar el impuesto sobre la renta.

También presentó las prioridades de Washington sobre comercio y calificó el acuerdo sobre la venta de carne y los servicios financieros cerrado el miércoles con China de “ejemplo de lo que [la administración Trump] intenta hacer en el ámbito comercial”.

“Los estadounidenses son libres de elegir su política. Pero espero que esa política se integre en el marco internacional, lo cual también significa multilateralismo” y “compromiso con el libre comercio”, dijo Moscovici.

El debate entre el libre comercio y el proteccionismo no estará, sin embargo, en la agenda del encuentro en Bari, aunque sí estará en el programa de conversaciones entre los jefes de Estado y de Gobierno del G7, que se reunirán en Sicilia a finales de mes, aseguraron las autoridades italianas, anfitrionas de la cita.

- Preguntas -

“Creo que Estados Unidos tiene una presencia modesta [en el G7]”, opinó el ministro francés de Finanzas, Michel Sapin. “Escuchan, y eso significa que sigue habiendo reflexiones, interrogaciones”, añadió.

“Siento que Estados Unidos se hace preguntas. Uno puede expresarse con tuits, pero no se puede argumentar con tuits y no se decide con tuits”, aseguró Sapin, que llamó a Washington a decidir “de forma más profunda” y “más constructiva”.

Moscovici recordó, por su parte, que los socios de Estados Unidos todavía esperan precisiones sobre la agenda política de la administración Trump, aunque consideró como una buena señal el acuerdo comercial entre Washington y Pekín.

Esa iniciativa “demuestra al menos una cosa: no hay una actitud proteccionista global. Y demuestra cierta capacidad para cambiar de postura ideológica”, dijo el comisario europeo.

Los miembros del G7 también querían saber cuándo se adoptarán las medidas de estímulo económico anunciadas por Trump y la reforma del impuesto en Estados Unidos. Algunos temen que el plan económico del presidente aumente la cotización del dólar, altere la política monetaria de la Reserva Federal y perjudique los flujos de capitales de los países emergentes.

Más allá del espinoso tema del proteccionismo, Italia, que preside este año el G7, espera poder avanzar con su ‘agenda de Bari’, un programa para reducir las desigualdades.

El ministro italiano de Finanzas, Pier Carlo Padoan, espera que sus colegas adopten un documento a favor de un crecimiento inclusivo, en un momento en el que crece el descontento de los que se consideran excluidos de la bonanza en las economías de estos países.

Los miembros del G7 también tenían previsto hablar del tema de la evasión fiscal. En este punto esperan lograr avances con la ayuda de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE), que en los últimos años ha convertido esta lucha en estandarte.

En este sentido, el G7 le encargará a la OCDE reflexionar sobre las formas de enfrentarse a esquemas cada vez más complejos de evasión fiscal, indicó un funcionario italiano.

También se esperan avances respecto a la ciberseguridad o la lucha contra la financiación del “terrorismo”, dos asuntos “estratégicos”, concluyeron Mnuchin y Padoan, en una reunión bilateral celebrada el jueves en Bari.

FINANZAS

La reunión del G7 de Finanzas que se celebra hasta mañana en las ciudad meridional italiana de Bari analizó hoy vías para cerrar las posibles lagunas existentes en los sistemas de fiscalidad internacional para evitar que las multinacionales se beneficien de ellas.

Los ministros de Finanzas del Grupo de los Siete países más industrializados del mundo (EEUU, Alemania, Francia, Italia, Reino Unido, Japón y Canadá), y los representantes de varias instituciones tuvieron hoy su primera sesión de trabajo.

El ministro de Economía de Italia, Pier Carlo Padoan (i), el gobernador del Banco de Italia, Ignazio Visco (d), y ministro de Finanzas canadiense, William Morneau (c), posan a su llegada a la primera sesión de trabajo centrada en incentivos económicos al crecimiento y regulación financiera del G7 en Bari (Italia) hoy, 12 de mayo de 2017.

El ministro de Economía de Italia, Pier Carlo Padoan (i), el gobernador del Banco de Italia, Ignazio Visco (d), y ministro de Finanzas canadiense, William Morneau (c), posan a su llegada a la primera sesión de trabajo centrada en incentivos económicos al crecimiento y regulación financiera del G7 en Bari (Italia) hoy, 12 de mayo de 2017.

Lo hicieron con el tema del proteccionismo comercial propugnado por Washington como telón de fondo, pues este asunto que genera preocupación a nivel internacional ha sido oficialmente pospuesto hasta la cumbre del G7 de Taormina, del próximo 26 y 27 de mayo.

No obstante, aunque no está incluido en el programa y es una cuestión que puede debatirse en reuniones bilaterales y en otros momentos de la cita, explicaron hoy fuentes oficiales de la presidencia italiana del G7.

Los ministros han dejado de esta manera la materia a los jefes de Estado y de Gobierno del G7, después de que en la pasada reunión del G20 en la ciudad alemana de Baden Baden, Estados Unidos obligara a retirar una habitual mención al libre comercio.

La primera reunión de este G7 de Finanzas duró cerca de cuatro horas y versó sobre la problemática de la imposición fiscal internacional.

Fuentes oficiales aseguraron que el objetivo es reflexionar sobre el funcionamiento de los sistemas fiscales a nivel internacional para llevar propuestas concretas a la reunión del G20 de Finanzas del próximo año.

De esta manera, el G7 de Finanzas trata de identificar y solucionar las carencias que puedan tener estos sistemas y que permiten a las grandes corporaciones beneficiarse.

En la declaración final que se firmarán previsiblemente mañana se incluye una petición expresa a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) para que desarrolle proposiciones específicas en relación a la tributación económica en el sector digital.

Ha sido Italia, que ostenta la presidencia del turno del G7, el país que ha impulsado esta cuestión con la que busca regular el sistema tributario de las grandes compañías que operan en la red para impedir que utilicen estrategias con las que eludir o evadir impuestos.

Más allá de este asunto, también se analizan otros como la lucha contra los delitos fiscales cometidos en internet, la seguridad cibernética centralizada en el ámbito fiscal o cómo impedir que los grupos terroristas se lucren a través de canales de financiación ilícita.

En este último apartado también se valora la necesidad de implementar una mayor transparencia en los sistemas de transferencia monetaria que emplean los inmigrantes para enviar dinero a sus familias en sus países de origen.

Otra de las preocupaciones de los ministros se encuentra en los incentivos al crecimiento global, un crecimiento económico que debe ser sostenible y estable a largo plazo, tanto a nivel nacional como internacional.

La primera sesión de trabajo, de las cuatro programadas hasta mañana, se celebró durante la tarde, pero antes los asistentes acudieron a un foro privado sobre crecimiento y regulación fiscal que contó con la presencia del Premio Nobel de Economía 2015, Angus Deaton.

En este simposio se realizó una visión general del contexto económico actual con la vista puesta en el crecimiento económico, un tema que también estuvo presente en reuniones bilaterales que han mantenido los ministros, como la que tuvieron el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, y el ministro de Finanzas de Canadá, William Morneau.

Otro de los temas que no está incluido en la agenda pero que podría ser analizado por los ministros en estas jornadas es la posible discusión sobre el alivio de la deuda griega, tal y como refirieron las mismas fuentes.

En Bari se reúnen, además de Mnuchin y Morneau, los ministros Economía y Finanzas de Italia, Pier Carlo Padoan; Alemania, Wolfgang Schäuble; Francia, Michel Sapin; el Reino Unido, Philip Hammond; y Japón, Taro Aso.

También la presidenta de la Reserva Federal de EEUU, Janet Yellen; el presidente del Bundesbank, Jens Weidmann; y los gobernadores del Banco de Italia, Ignazio Visco; de Francia, François Villeroy de Galhau; de Inglaterra, Mark Carney; de Canadá, Stephen S. Poloz, y de Japón, Haruhiko Kuroda.

Igualmente, asisten el comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici; los presidentes del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, y del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi; la directora gerente del FMI, Christine Lagarde; el presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim; el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, y el presidente del Grupo de Acción Financiera Internacional (FAFT), Juan Manuel Vega-Serrano.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada

Etiquetas: