La “piel biónica” impresa en 3D podría dotar a los robots del sentido del tacto

mano

Una impresora 3D única utiliza cuatro boquillas para imprimir “piel biónica”. (Shuang-Zhuang Guo y Michael McAlpine, Universidad de Minnesota)

Hace poco se ha desarrollado una piel biónica que podría dotar a los robots del sentido del tacto para que puedan “percibir” su entorno.

La tecnología de impresión en 3D se podría utilizar eventualmente en robots quirúrgicos con el fin de ayudar de forma más efectiva a los cirujanos durante las operaciones.

mano2

La nueva tecnología podría imprimir sensores directamente sobre la piel humana. (Shuang-Zhuang Guo y Michael McAlpine, Universidad de Minnesota)

El descubrimiento también representa un paso importante para la impresión electrónica en la piel humana, que podría ser eventualmente útil para quienes usan dispositivos de monitorización física o para los soldados en el campo de batalla que detectan productos químicos peligrosos o explosivos.

Para fabricar la piel biónica, los investigadores de la Universidad de Minnesota desarrollaron una impresora 3D única.

Cuatro boquillas se encargan de imprimir las diversas capas del dispositivo: una capa base de silicona, unos electrodos superior e inferior fabricados con tinta conductora, un sensor de presión y una capa sacrificial que mantiene la capa superior en su lugar mientras se implanta y después se lava.

“El tejido electrónico extensible que desarrollamos tiene muchas aplicaciones prácticas”, comentó Michael McAlpine, profesor asociado de ingeniería mecánica en la Universidad de Minnesota, quien es además el investigador principal del estudio.

“Colocar esta “piel biónica” en los robots quirúrgicos le daría a los cirujanos la capacidad de sentir realmente durante las cirugías mínimamente invasivas, lo que haría que la cirugía fuera más fácil y no se tendrían que utilizar cámaras como ahora.

“Estos sensores también podrían facilitarle a otros robots caminar e interactuar con su entorno”.

Otra diferencia es que la impresión 3D convencional utiliza plástico caliente, mientras que las “tintas” que utiliza la impresora biónica de piel trabajan a temperatura ambiente.

“Se trata de una forma completamente nueva de abordar la impresión 3D en la electrónica”, dijo McAlpine.

“Tenemos una impresora multifuncional que puede imprimir varias capas para fabricar estos sensores flexibles. Este descubrimiento podría tener muchas aplicaciones desde monitorear la salud y retener energía hasta detectar sustancias químicas”.

Los investigadores afirman que el siguiente paso es intentar imprimir en un cuerpo humano real usando tintas semiconductoras.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
11