Juncker aviva el debate sobre una mayor integración de la eurozona

El primer ministro sueco, Stefan Lofvenis (izda), se reúne con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, antes de su reunión en la sede de la Comisión en Bruselas (Bélgica).

El primer ministro sueco, Stefan Lofvenis (izda), se reúne con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, antes de su reunión en la sede de la Comisión en Bruselas (Bélgica).

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha avivado el debate en torno a la necesidad de avanzar hacia una mayor integración de la zona del euro con un informe hecho público hoy.

 

El conservador luxemburgués, conocido por su inclinación europeísta, presentó un documento de ocho páginas titulado “Preparando los próximos pasos para una mejor gobernanza económica en la zona del euro” a los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) durante la cumbre celebrada este jueves.

 

“El euro es más que una moneda. Es también un proyecto europeo”, afirma el texto, elaborado en “estrecha cooperación” con los presidentes del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, del Consejo Europeo, Donald Tusk, y del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem.

 

El documento pretende preparar el terreno para llevar a cabo más debates, para lo que parte de que la zona del euro es más vulnerable debido a las carencias estructurales que presenta en cuanto a falta de coordinación fiscal, la movilidad laboral o la fragmentación de los mercados de capitales, entre otras cuestiones.

 

Ese diseño incompleto también podría explicar la persistencia de la crisis en la zona del euro y la fragilidad de su recuperación, según el informe.

 

“La zona del euro no se ha recuperado aún de la crisis del mismo modo que Estados Unidos, lo que podría apuntar al hecho de que una unión monetaria incompleta se adapta mucho más despacio que una estructura institucional más completa”, apunta.

 

Por ello, Juncker presenta una serie de preguntas a los líderes para explorar las diferentes posturas hacia una mayor integración, entre las que se hace referencia a si el nivel de “soberanía compartida” actualmente es adecuado y a una “gobernanza común más fuerte” sobre las reformas estructurales.

 

También plantea si se debería considerar una mayor “mutualización de los riesgos” y bajo “qué precondiciones”, sin hacer alusión directa al fallido proyecto de los eurobonos planteado por la anterior Comisión Europea.

 

Juncker indica que, en cualquier caso, estas preguntas no “prejuzgan el contenido final” del informe que presentarán a los líderes en la cumbre de junio y que se trata de un inicio para alimentar el intercambio de opiniones.

 

“Hubo un debate, un intercambio de puntos de vista, creo que duró una hora”, explicó hoy el portavoz comunitario Margaritis Schinas durante la rueda de prensa diaria de la Comisión Europea.

 

Tras el debate en la cumbre de este jueves, ahora es “importante que se discuta en un sentido más amplio”, explicó Schinas, de cara a la elaboración.

 

Juncker recuerda también en el documento que los propios líderes dieron un mandato a la Comisión Europea en su encuentro del pasado 24 de octubre, confirmado en diciembre, para que estudiara cómo avanzar hacia mayor convergencia entre los diecinueve países que comparten la moneda única.

 

“Juncker tiene en su corazón la evolución en su conjunto de la zona del euro, en este sentido tiene sus opiniones, sus compromisos, pero es el presidente de la CE y ha recibido el mandato de alimentar la cuestión”, explicó Schinas.

 

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada