Nicolas Billard, CEO cerveza Vadia: “La cerveza artesanal tiene una persona detrás y una historia que contar”

Nicolas Billard es un apasionado de la cerveza pero un empresario con los pies en la tierra.

Nicolas Billard es un apasionado de la cerveza pero un empresario con los pies en la tierra.

Es apasionado como la cerveza que vende. Natural de Francia, en 1998 vino a Portugal a trabajar en algo distinto. Se había formado como Ingeniero cervecero (1996). Empezó a ver que en Portugal no existía prácticamente la cerveza artesanal. La cerveza, dice, era como un refresco para calmar la sed y en cantidad.  “Comprobé entonces que esto tenía algún futuro”.

Empezó a hacer cerveza artesanal para consumo propio y para invitar a los amigos. Su cerveza artesana tenía “buena aceptación y vi la oportunidad para crecer”. Hasta que se asoció con dos amigos –Victor Silva y Nuno Marques- y montaron, a mediados de 2007,  lo que es hoy su marca Cerveza Vadia –nombre que hace relación a la gran cantidad de tiempo que les llevaba, 10 o 12 horas, al comienzo, hacer la cerveza y que les hacía ser ‘os vadios’- , producida por la empresa Essência D’Alma, Lda. Al principio, como todo lo que es novedad y se abre paso, tuvieron que sortear muchos obstáculos. Y las licencias se retrasaban más de lo previsto. Una vez todo en regla, hubo que darse a conocer, como dice él “con humildad”, y ellos mismos fueron los distribuidores de su producto llevándolo en una furgoneta, también para conocer las reacciones del consumidor.

Billard distingue la cerveza artesanal de la industrial en que detrás de la artesanal hay una persona que da la cara, que tiene una pasión y una historia que contar sobre su producto. Esto en las grandes industrias se diluye y se pierde, explica.

En la actualidad Vadia fabrica dos grandes tipos de cervezas. En el primero están las originales, sencillas, sabrosas en sus Loira, Preta, Ginja tipo Larger y de baja fermentación, y la deTrigo,  Orgánica y Extra, que son tipo Ale y de alta fermentación. Todas premiadas en Bélgica, Francia e Inglaterra. El otro tipo de productos Vadia es una gama de cerveza para degustar –como se hace con el vino- que armoniza con determinados platos. Nicolas Billard enseña unas barricas de madera que se utilizan para el vino de Oporto. Ellos están experimentando para que la cerveza absorba la madera y lo que ha dejado el vino de Oporto, buscando una cerveza de degustación.

Lo que sorprende al visitante de la fábrica de Vadia es el formato de la nave de 1.000 metros cuadrados a la que se trasladaron en diciembre de 2015. Al fondo está la zona de producción de la cerveza con sus depósitos inox y la embotelladora así como el almacén para productos como el lúpulo portugués en su mayoría pero también alemán y de otros lugares como República Checa. Toda esta instalación le permite a Vadia fabricar 500.000 litros de cerveza al año. Y son cervezas pasteurizadas para mantener estables sus características organolépticas.

Pero antes, hay una amplia zona de mesas con un escenario al fondo. Y es que Vadia aúna la bebida de la cerveza a la música y al espectáculo. En ese escenario han pasado grupos musicales, bandas de música, se ha hecho teatro… A la entrada hay una barra para servir cerveza y detrás una cocina para preparar comidas sencillas. Encima, una sala para conferencias o reuniones. Y todo esto en las afueras de Oliveira de Azeméis, en Vermoim, Ossela.

Nicolas Billard explica que es un local “Multifacético” y que antiguamente era una sala de baile. Añade que no existe nada semejante en todo Portugal. Y es una manera de contribuir a vender tu propia cerveza atrayendo a la gente para ver espectáculos y comer. A esto lo llaman Vadia Brewpub. Todos los viernes y sábados hay un concierto. “La cerveza es una cultura. Así conseguimos dinamizar…”, explica.

A Nicolas le gusta la cerveza de barril de Estrella Galicia, entre las marcas españolas. Valora ese esfuerzo por transportarla y mantenerla refrigerada y la rotación que hay que darle para que no se pierda. “Es una cerveza fresca, de calidad y buen sabor”, dice.

Para los empresarios que se quieran meter en este sector cervecero artesanal, les da buenos consejos. Entre ellos, dejar, en ocasiones, la pasión a un lado para tener una visión pragmática, la visión de un gestor, con el fin de que el negocio sea sostenible, rentable. Luego incide en la red de distribución. Llegar bien “a la boca” del cliente con una buena distribución que es complicada debido a las pequeñas cantidades que se comercializan y al desconocimiento del empresario sobre las normas del mercado, en la que se debe aprender a escuchar a cualquier persona. Por eso recomienda humildad para tener una actitud de aprender. Y, finalmente, creer en tu trabajo y que esto va a dar su fruto sin confiar en los milagros.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
11