Las tecnológicas reivindican que generan empleo y cumplen con el pago de impuestos

El fundador y CEO de Cabify, Juan de Antonio (c), el director asociado general de Facebook (2007-2016), Chris Kim (i), el director general de Airbnb para Europa, Jeroen Merchiers (d) y la presidenta Foro Fintech, Marta Plana, posan juntos durante la XXXIII Reunión del Círculo de Economía "Política y economía en tiempos de incertidumbre" celebrada esta tarde en Sitges (Barcelona).

El fundador y CEO de Cabify, Juan de Antonio (c), el director asociado general de Facebook (2007-2016), Chris Kim (i), el director general de Airbnb para Europa, Jeroen Merchiers (d) y la presidenta Foro Fintech, Marta Plana, posan juntos durante la XXXIII Reunión del Círculo de Economía “Política y economía en tiempos de incertidumbre” celebrada esta tarde en Sitges (Barcelona).

Directivos de grandes compañías tecnológicas como Facebook, Airbnb y Cabify han reivindicado hoy su capacidad de generación de actividad económica y empleo y han defendido que pagan sus impuestos y que han venido “para quedarse”.

La XXXIII Reunión del Círculo de Economía de Sitges ha organizado hoy una mesa redonda sobre las perspectivas de los sectores disruptivos que ha contado con la participación de Juan de Antonio, fundador y consejero delegado de la aplicación Cabify, que pone en contacto a usuarios con vehículos con conductor con licencia; Jeroen Merchiers, director general de Airbnb para Europa, y Chris Kim, exdirectivo de Facebook.

Los ponentes han coincidido en destacar el gran impacto económico que generan estas empresas, a pesar de las reticencias que su actividad suscita en sectores como el de los taxis, en el caso de Cabify, o el hotelero, en el de Airbnb.

Chris Kim ha explicado que Facebook está al borde de conseguir los 2.000 millones de usuarios activos al mes, y WhatsApp, aplicación de mensajería que la red social adquirió en 2014, cuenta con 1.200 millones de usuarios mensuales.

“El impacto económico de Facebook no se deja sentir solo en la compañía, tiene efectos en otras esferas”, ha remarcado Kim, que ha recordado que hay muchos negocios que se valen de esta plataforma y de sus usuarios para crecer.

“Tenemos la percepción de que Facebook y compañías similares están eliminando puestos de trabajo y creo que esto es falso”, ha afirmado.

En esta misma línea se ha pronunciado el fundador de Cabify, que ha explicado que la compañía, que opera en numerosas ciudades de diferentes países, ha pasado en un año de 150 a 2.000 empleados en oficinas en España y que sus ingresos aumentan a un ritmo del 600 % cada año.

El directivo ha explicado que Cabify no hubiera sobrevivido si se hubiera quedado en España y que tuvo que irse a Perú, Chile y México para crecer y captar inversiones, para volver después, una vez que el marco regulatorio cambió.

Juan de Antonio ha lamentado el rechazo que la operativa de Cabify ha generado en el sector del taxi, especialmente en España, debido al “temor” que generan “las cosas nuevas y lo disruptivo”, y ha asegurado que su plataforma no quiere ser competencia de los taxistas, sino ofrecer “un servicio diferente al ciudadano”.

“Si no permitimos que las empresas locales generen conocimiento y trabajo de calidad, éstas acabarán apareciendo en algún otro lugar”, ha advertido De Antonio, y el conocimiento y el empleo se generarán en otro país.

El responsable de Airbnb en Europa, compañía que tiene veinte oficinas en España, la principal de ellas en Barcelona, ha defendido que esta empresa no promueve la economía sumergida, sino “justo lo contrario”, porque todos los pagos en esta plataforma se realizan de manera transparente a través de cuentas bancarias.

“Los recursos que se generan llegan a los destinos y pagamos los impuestos respecto a las obligaciones fiscales”, ha recalcado Jeroen Merchiers.

Respecto a la cuestión impositiva, Juan de Antonio ha concretado que Cabify España basa sus impuestos en los beneficios generados en este país, mientras que los conductores también están sujetos a esta fiscalidad y pagan “diez veces más impuestos que los taxistas”.

Ha admitido, no obstante, que el ‘holding’ que agrupa a todas las filiales de Cabify tiene su sede en Delaware (Estados Unidos), porque no fueron “capaces de atraer capital a España”.

En este sentido, el representante de Facebook ha considerado “errónea” la percepción de que las tecnológicas tratan de evitar el pago de impuestos y ha recalcado que pagan la contribución social de todos sus empleados y además generan una gran actividad económica.

Todos ellos han negado que exista una burbuja de empresas tecnológicas y han asegurado que están aquí “para quedarse” y “transformar la sociedad”.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada