La UE dice desconocer los efectos del “brexit” para futuras cuentas comunitarias

El comisario europeo de Presupuesto, Günther Oettinger, presenta la propuesta para dotar de presupuesto comunitario y de una base legal al Cuerpo Europeo de Solidaridad y a la iniciativa juvenil para el empleo en Bruselas (Bélgica).

El comisario europeo de Presupuesto, Günther Oettinger, presenta la propuesta para dotar de presupuesto comunitario y de una base legal al Cuerpo Europeo de Solidaridad y a la iniciativa juvenil para el empleo en Bruselas (Bélgica).

El comisario europeo de Presupuestos, Günther Oettinger, reconoció hoy que desconoce las consecuencias del abandono británico de la Unión Europea (UE) para las futuras cuentas y marcos presupuestarios plurianuales comunitarios.

“En 2017, no sabemos nada sobre las consecuencias de la salida del Reino Unido para el presupuesto y el futuro, en general, de la Unión Europea, no tenemos información suficiente para integrar ese factor en nuestra reflexión”, afirmó el político alemán durante la presentación de la propuesta de presupuestos de la Comisión para 2018.

El Ejecutivo comunitario ya trabaja en el próximo marco presupuestario plurianual, que cubrirá entre cinco y siete años una vez haya finalizado el actual, vigente entre 2014 y 2020.

Cuando se ponga en marcha ese futuro marco plurianual, Londres, previsiblemente, no pertenecerá ya a la Unión Europea.

Oettinger insistió en que a finales de 2017, Bruselas seguirá sin saber “gran cosa” sobre los efectos del “brexit”.

Precisó que mantiene conversaciones al respecto con los ministros de Asuntos Exteriores y de Economía, así como con el Parlamento Europeo (PE).

El borrador de las cuentas para 2018 prevé 161.000 millones de euros en compromisos (un 1,4 % más que en 2017) y 145. 000 millones de euros en pagos (un 8,1 % más que en 2017).

Oettinger destacó que estas cifras se ajustan a los techos fijados con los Estados miembros en el marco financiero plurianual 2014-2020, pero advirtió de que las cuentas podrían tener que cambiar si los países no logran aprobar la revisión de estos umbrales para permitir más “flexibilidad” en los gastos.

Con esos cambios, la CE espera mayor capacidad de reacción frente a situaciones imprevistas como la crisis de refugiados o la cooperación en el ámbito de la defensa.

Esta revisión del marco financiero plurianual no recibirá luz verde en ningún caso antes de que se celebren las elecciones en el Reino Unido, el 8 de junio, después de que el país bloquease en abril la aprobación de estos cambios, que ya están pactados y solo necesitan la aprobación de los Estados miembros, alegando que sus leyes no permiten adoptar decisiones de calado político en campaña electoral.

“El Gobierno británico nos ha dicho que son razones puramente formales”, dijo Oettinger, quien confió, sin embargo, en que tras los comicios el país mantenga su abstención y, en consecuencia, la revisión pueda ser aprobada.

Con todo, el comisario concedió que habrá que esperar a ver el nuevo Gobierno y admitió que esto es un “riesgo”.

“Si después de las elecciones, el Gobierno del Reino Unido no se abstuviera, entonces tendríamos que cambiar nuestro borrador”, dijo Oettinger, quien también advirtió de “grandes problemas y desventajas” si se llega a ese escenario y subrayó que la propuesta actual no se aprobará hasta que no se dé luz verde a la revisión.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada