La Bolsa española acumula cuatro meses de subidas al ganar el 1,53 % en mayo

La Bolsa española ha cerrado mayo con una revalorización del 1,53 %, con lo que se ha anotado su cuarto mes consecutivo de ganancias, después de que en febrero subiera el 2,58 %; en marzo, el 9,50 %; y en abril, el 2,42 %. De esta manera, la Bolsa española, que en la sesión de hoy se ha revalorizado un 0,03 %, ha cerrado en los 10.880 puntos, una cota que está lejos del nivel en el que inició el mes, por encima de los 11.000 puntos. Y es que el principal indicador nacional, el IBEX 35, estrenó mayo de forma muy positiva, ya que la posibilidad de que el socioliberal Emmanuel Macro se convirtiera en el presidente de Francia impulsó la cotización. También ayudó a este optimismo el acuerdo entre Grecia y sus acreedores sobre las reformas que debía poner en marcha el país para abordar la negociación que garantizase la sostenibilidad de su deuda. En esos primeros días del mes, la Reserva Federal de EEUU (Fed) decidió mantener los tipos, un hecho que fue recibido de forma positiva por los inversores, que también seguían de cerca los resultados empresariales y la evolución del crudo, que descendía de los 50 dólares. Este hecho junto a otros destacados como las dudas que suscitaba el Popular provocaron que tras un inicio de mes muy positivo, la Bolsa española comenzara un periodo a la baja en el que se alejó de los 11.000 puntos. Y ello pese a que el europeísta Macron fue elegido el 7 de mayo presidente de Francia tras imponerse a la ultraderechista, Marine Le Pen. Una victoria que ya estaba descontada por los inversores, pero que no obstante, supuso un alivio para Europa. Por aquellos días, el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, aseguraba que pondría fin a su programa de expansión monetaria cuando la inflación de la eurozona converja hacia cotas inferiores al 2 % de forma duradera y sostenible, en tanto que la Comisión Europea elevaba las previsiones de crecimiento para España. A mitad de mes, el IBEX 35 seguía con la tendencia negativa arrastrado por las dudas que seguía suscitando el Popular, además de por los escándalos políticos que afectaban a EEUU y Brasil. Ya en la última parte del mes, la negativa evolución del crudo o la posibilidad de que la Fed decida subir en junio los tipos, marcó la cotización de la Bolsa española, que a pesar de todo, se quedo por debajo de los 11.000 puntos. Y ello, afectada por las tensiones que de nuevo surgieron sobre la situación política de Europa, ya que en Italia se barajaba la posibilidad de adelantar elecciones, mientras que en Grecia, el Gobierno abogaba por un acuerdo sobre el alivio de su deuda. El atentado en la ciudad británica de Mánchester, los máximos de Wall Street, los buenos datos de crecimiento de España, o la decisión de la OPEP de ampliar nueve meses más los recortes de producción del crudo, también influyeron en el mercado nacional, que en los últimos días del mes no marcó movimientos destacados. Los analistas de XTB han explicado que mayo ha servido para que empresas como Cellnex, Acciona o Red Eléctrica se hayan anotado algo más de un 10 % de subidas, mientras que por el contrario, otros valores como ArcelorMittal y Acerinox hayan perdido más del 6 %. El sector bancario, principal impulsor del IBEX 35 en 2017, "ha echado el freno durante este mes", ha añadido Javier Urones de XTB, que considera que en junio, los Bancos Centrales y en especial la Fed centrarán la atención de los inversores, ya que en estos momentos, han aumentado las probabilidades de que el organismo de EEUU suba los tipos, un movimiento que fortalecería al dólar.

El principal indicador de la Bolsa española, el IBEX 35, se apunta ganancias del 0,24 % a mediodía y recupera los 10.900 puntos gracias a la fuerte subida protagonizada por Cellnex ante la posibilidad de una oferta de compra por la compañía.

La Bolsa española ha cerrado mayo con una revalorización del 1,53 %, con lo que se ha anotado su cuarto mes consecutivo de ganancias, después de que en febrero subiera el 2,58 %; en marzo, el 9,50 %; y en abril, el 2,42 %.

De esta manera, la Bolsa española, que en la sesión de hoy se ha revalorizado un 0,03 %, ha cerrado en los 10.880 puntos, una cota que está lejos del nivel en el que inició el mes, por encima de los 11.000 puntos.

Y es que el principal indicador nacional, el IBEX 35, estrenó mayo de forma muy positiva, ya que la posibilidad de que el socioliberal Emmanuel Macro se convirtiera en el presidente de Francia impulsó la cotización.

También ayudó a este optimismo el acuerdo entre Grecia y sus acreedores sobre las reformas que debía poner en marcha el país para abordar la negociación que garantizase la sostenibilidad de su deuda.

En esos primeros días del mes, la Reserva Federal de EEUU (Fed) decidió mantener los tipos, un hecho que fue recibido de forma positiva por los inversores, que también seguían de cerca los resultados empresariales y la evolución del crudo, que descendía de los 50 dólares.

Este hecho junto a otros destacados como las dudas que suscitaba el Popular provocaron que tras un inicio de mes muy positivo, la Bolsa española comenzara un periodo a la baja en el que se alejó de los 11.000 puntos.

Y ello pese a que el europeísta Macron fue elegido el 7 de mayo presidente de Francia tras imponerse a la ultraderechista, Marine Le Pen.

Una victoria que ya estaba descontada por los inversores, pero que no obstante, supuso un alivio para Europa.

Por aquellos días, el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, aseguraba que pondría fin a su programa de expansión monetaria cuando la inflación de la eurozona converja hacia cotas inferiores al 2 % de forma duradera y sostenible, en tanto que la Comisión Europea elevaba las previsiones de crecimiento para España.

A mitad de mes, el IBEX 35 seguía con la tendencia negativa arrastrado por las dudas que seguía suscitando el Popular, además de por los escándalos políticos que afectaban a EEUU y Brasil.

Ya en la última parte del mes, la negativa evolución del crudo o la posibilidad de que la Fed decida subir en junio los tipos, marcó la cotización de la Bolsa española, que a pesar de todo, se quedo por debajo de los 11.000 puntos.

Y ello, afectada por las tensiones que de nuevo surgieron sobre la situación política de Europa, ya que en Italia se barajaba la posibilidad de adelantar elecciones, mientras que en Grecia, el Gobierno abogaba por un acuerdo sobre el alivio de su deuda.

El atentado en la ciudad británica de Mánchester, los máximos de Wall Street, los buenos datos de crecimiento de España, o la decisión de la OPEP de ampliar nueve meses más los recortes de producción del crudo, también influyeron en el mercado nacional, que en los últimos días del mes no marcó movimientos destacados.

Los analistas de XTB han explicado que mayo ha servido para que empresas como Cellnex, Acciona o Red Eléctrica se hayan anotado algo más de un 10 % de subidas, mientras que por el contrario, otros valores como ArcelorMittal y Acerinox hayan perdido más del 6 %.

El sector bancario, principal impulsor del IBEX 35 en 2017, “ha echado el freno durante este mes”, ha añadido Javier Urones de XTB, que considera que en junio, los Bancos Centrales y en especial la Fed centrarán la atención de los inversores, ya que en estos momentos, han aumentado las probabilidades de que el organismo de EEUU suba los tipos, un movimiento que fortalecería al dólar.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada