Fernando García, gerente: “Un producto de Unión Joyera de Bergondo, aunque sea un producto de precio alto, su valor también es muy alto”

Para engastar los diamantes se precisa utilizar un microscopio.

Para engastar los diamantes se precisa utilizar un microscopio.

Bergondo, en A Coruña, es tierra de joyeros. Desde que en el siglo XIX, algunos de sus habitantes viajaron a Castilla a comprar y vender objetos preciosos. Luego pasarían a la transformación y a importar materiales como piedras preciosas. Algunos se dispersarían abriendo negocios de joyería en toda España. Hoy apellidos como Suárez están unidos al mundo joyero y tienen sus más remotos orígenes en Bergondo.

Natural también de Bergondo, Fernando García Bourrellier heredó de su padre la profesión. Don José Luis tenía su taller joyero con otros socios. De él aprendió “rectitud, humildad, trabajo y perseverancia” el joven Fernando.

Desde el año 2000, Fernando García tomó la riendas de la empresa e incorporó, además de seguir con la alta joyería, una línea más comercial donde no se escatima el diseño y el buen hacer de los joyeros comercializando piezas de menos volumen de material para poder moderar su costo.

La clase media ha reducido sus compras en joyería y eso se nota, explica el gerente. Por otra parte, hay una competencia asiática procedente de India, China y Tailandia pero no con nuestra calidad.

García Bourrellier se distancia de esta joyería asiática con argumentos como que Unión Joyera de Bergondo tiene “un producto que es único y artesanal y no producido en serie como el asiático”.

.Experto en diamantes Fernando García observa que la gente se hace cada vez más conservadora y apuesta por valores seguros como es el caso del diamante que raramente baja de precio. También el público se decanta, cada vez más, por diseños clásicos. La crisis motivó esta forma de invertir en un valor seguro, “muy estable”, como es el diamante.

En estos momentos ya no todo el diamante que se extrae proviene de Sudáfrica como antes lo hacía en un 80%. En los últimos años, Australia, Canadá y Rusia –aunque falta trasparencia en las cifras en este último país-, aportan más de un 50% de la producción mundial.

Es un negocio, explica García Bourrellier, que precisa de confianza en las relaciones con los proveedores. Quien la traiciona, ya no tiene cabida en él.

Unión Joyera de Bergondo es una empresa certificada por Galicia Calidade, con varias colecciones dentro del sello. García Bourrellier destaca cómo esta garantía “apoya” y “respalda” como sello independiente que es y “muy conocido”.  Además de ayudarles con campañas de promoción convirtiéndose hasta en un “argumento de venta”, dice.

Para el gerente de Unión Joyera de Bergondo la joyería gallega,“la joyería gallega tiene un gran peso en el sector joyero español, pero más por que por su volumen, por su gran prestigio”.

García Bourrellier pide a los empresarios de su sector que apoyen un “poquito más” el producto gallego, el producto nacional. Y que perseveren en la profesión, ya que podría estar en riesgo de desaparición por la crisis atravesada, la destrucción de puestos de trabajo y el cierre de tiendas. Le apena que pudiese ocurrir esto con un oficio “tan antiguo y artesanal”.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
21