El Banco Santander espera que la compra de Popular acelere el negocio a partir de 2019

Los accionistas del Popular pierden el 100 % de su inversión tras la operación

Ana Botín, sonríe durante la presentación de los resultados del banco el 3 de febrero de 2015 en Boadilla del Monte, a las afueras de Madrid. ARCHIVO.

Ana Botín, sonríe durante la presentación de los resultados del banco el 3 de febrero de 2015 en Boadilla del Monte, a las afueras de Madrid. ARCHIVO.

El Banco Santander espera que la compra del Banco Popular acelere el crecimiento de los principales indicadores de negocio del grupo en 2019 y en años posteriores, tal y como ha indicado la entidad, que también prevé que la operación genere un retorno sobre la inversión del 13-14 % en 2020.

El Banco Santander ha anunciado hoy la adquisición del 100 % del Banco Popular por un euro, tras la subasta llevada a cabo por el Fondo Único de Resolución (FUR) y el Fondo de Reestructuración, FROB, en la que el grupo español fue seleccionada como entidad adjudicataria.

Como resultado, la resolución de Popular se efectuará sin ayudas públicas, según ha explicado el Santander en un comunicado, en el que ha destacado que la entidad resultante será la mayor de España en cuota de mercado en créditos y depósitos, con 17 millones de clientes.

La presidenta del Banco Santander, Ana Botín, ha asegurado que la operación es una oportunidad única de consolidación del grupo en España, para acelerar el crecimiento en el país y en Portugal.

Además, ha precisado que la entidad resultante mejorará la eficiencia y generará sinergias de costes cercanas a los 500 millones de euros anuales a partir de 2020.

De la misma manera, la compra supondrá creación de valor para el accionista, según ha indicado Botín, que ha dado la bienvenida a los clientes de Popular y les ha asegurado que van a trabajar “duro para ofrecerles el mejor servicio durante este periodo de transición y en el futuro”.

“Hemos comprado una gran franquicia”.”El banco resultante de la integración de Santander y Popular fortalece la diversificación geográfica del grupo en un momento de mejora del ciclo tanto en España como en Portugal, lo que nos permitirá cumplir con todos nuestros compromisos con clientes y accionistas”, ha añadido Botín.

En este sentido, el banco ha explicado que, pese a la operación, mantiene sus objetivos comerciales y financieros para 2017-2018, incluidos el incremento del beneficio por acción, del dividendo por acción, del valor neto tangible por acción, y del capital, que alcanzará el 11 % el próximo año.

Con la operación anunciada hoy, Santander también prevé aumentar el negocio de pymes, una de las prioridades estratégicas del grupo en España, tal y como ha indicado la entidad financiera, que, según sus cálculos, tras la operación alcanzará una cuota de mercado en este segmento del 25 %.

Y es que el Santander mantendrá el foco en conservar el valor de la franquicia y fortalezas del Popular en banca de particulares y de pymes.

El Banco Santander también ha explicado que hará unas provisiones adicionales para cubrir la exposición inmobiliaria de 7.200 millones de euros.

La entidad pondrá en marcha un plan para reducir los activos morosos inmobiliarios del Banco Popular a niveles “poco relevantes” en tres años.

ACCIONISTAS DEL POPULAR

Los actuales accionistas y tenedores de deuda del Banco Popular perderán el 100 % de su inversión tras la compra de la entidad por parte del Santander por un euro, en tanto que los titulares de cuentas y de depósitos, sin embargo, no sufrirán deterioro alguno, sea cual sea el importe de sus ahorros.

La decisión del BCE de declarar inviable al Banco Popular, que había perdido casi un 50 % de su valor en bolsa en pocas sesiones y acumulaba apenas 1.335 millones de euros en capitalización, se salda sin la necesidad de acudir a ayudas públicas, algo que han aplaudido las autoridades europeas y españolas.

No obstante, accionistas y bonistas del Popular podrán acudir a los tribunales, una eventualidad que ya ha tenido en cuenta el Santander, que podría destinar parte de su ampliación de capital de 7.000 millones de euros a cubrirse contra estas posibles contingencias.

La operación cerrada hoy supone la primera resolución (intervención y liquidación) de una entidad financiera en Europa en la que no ha sido necesaria la aportación de capital público.

La resolución de una entidad por medio de su venta es una posibilidad prevista en la directiva de recuperación y resolución bancaria que implica que las pérdidas han sido absorbidas en su totalidad por acciones y deuda subordinada.

 EL GOBIERNO

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha afirmado que la compra del 100 % del Banco Popular por un euro por parte del Santander es una “buena salida para la entidad” y que se lleva a cabo “sin la utilización de recursos públicos”.

“Es una buena salida para la entidad, dada la situación a la que había llegado en las últimas semanas, ya que implica la máxima protección a los depositantes y la continuidad de la actividad”, señala De Guindos en unas declaraciones remitidas a los medios.

La operación, añade, se lleva a cabo sin la utilización de recursos públicos y sin que se produzca “un eventual contagio entre riesgo soberano y bancario, como ocurrió en épocas pasadas”.

“La situación actual es muy diferente a la del año 2012, dada la buena salud del conjunto del sector financiero y de la economía española en general”, concluye.

De Guindos también señala que la decisión se ha adoptado en el nuevo marco sobre resolución bancaria “con total transparencia y el cumplimiento estricto de la normativa comunitaria”.

Asimismo, el ministro subraya que, en el actual contexto económico, se dan las mejores circunstancias “para aportar las soluciones más adecuadas y eficaces” bajo la autoridad europea para “preservar la estabilidad del sistema financiero”.

La operación ha llegado una vez que el Banco Central Europeo (BCE) constatara la inviabilidad de la entidad de manera independiente y “en aras a garantizar la seguridad de los depositantes del Popular”.

El Santander tiene previsto realizar una ampliación de capital de unos 7.000 millones de euros “que cubrirá el capital y las provisiones requeridas para reforzar el balance de Banco Popular”.

El Popular, con unos balances muy lastrados por los activos inmobiliarios, ha perdido en bolsa más del 50 % de su valor en los últimos días y ha sufrido “un deterioro significativo en su posición de liquidez”, según explica el BCE.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada