Luis González, joyero-empresario: “Ardentia dio el paso al siglo XXI con las nuevas tecnologías, el diseño y apostando por la internacionalización”

Galicia Calidade es “un aval frente a los clientes”, un “refuerzo” para las colecciones e “indirectamente un nuevo nivel de esfuerzo en la calidad y presentaciones”

El joyero Luis González en su despacho de Ardentia.

El joyero Luis González en su despacho de Ardentia.

Es un creativo; un poeta. Lo que toca, con su gran sensibilidad, lo convierte en joya. Y esto se percibe ya escuchándole. Repite que le gusta provocar la chispa y desea que otros mantengan la llama. Luis González es un joyero autodidacta con 30 años de oficio a sus espaldas, con empresa propia -Ardentia- y con una ilusión que se renueva en el crisol de la vida empresarial. Ahora enfila la recta de sus próximos 15 años, antes de su jubilación, con gran ilusión.

“El motor que ha movido durante estos años el taller es la ilusión. La energía se transforma con la ilusión. Ilusión por hacer cosas; ilusión de sorprender al cliente; ilusión de transmitir a la persona que compró el producto y que lo lleva porque se siente ilusionada con la pieza; que presume de ella pero no porque costó tanto… sino que se identifica con ella… y dice que se trata de una pieza que hicieron unos chicos en Galicia…”.

Luis se considera un “privilegiado, lo mismo que algunas personas que trabajan aquí…”, dice, con agradecimiento, al repasar su historia y la trayectoria de su empresa Ardentia. Y concreta: “por la trayectoria, por el tipo de trabajo y por las vivencias que hemos tenido”. ¡Esto ha sido un privilegio!

Este es Luis González, un coruñés residente en Sada, al que se le quedó pequeño en cierto momento aquel taller con vistas al mar y se lanzó a establecerse en una nave, en tres plantas, de más de 1.000 metros cuadrados, en el polígono coruñés de Bergondo, para dar rienda suelta a la creatividad. Con un proyecto que comenzó en 1988 y del que habla, con modestia, siempre en tercera persona. En una ocasión se le escapa el “mi” y rectifica enseguida al “nosotros”. Ardentia, por su larga trayectoria, explica, podría parecer que es una empresa de segunda generación, pero no es así. Por eso, echa la vista atrás para concluir que hasta ahora todo ha sido “a base de esfuerzos”. De aplicarse con curiosidad; de aprender a hacer cosas; de crear equipo, de proponerse una formación permanente… Esta evolución y los años dan lugar a la trayectoria. La inercia de un proyecto propio impuesto, dice, también ha ayudado a superar momentos difíciles y ahora llama a un nuevo enfoque.

González define la joyería que hace Ardentia como artesana, contemporánea y de diseño. Emplea mucho la plata de ley y sus productos tienen “mucha personalidad”.

Sus clientes son, ante todo, personas con “cierta sensibilidad que buscan un producto diferente, diferenciado, huyendo de los tópicos”. Y que asumen lo que comunican las joyas de Ardentia.

Para este joyero, la joyería gallega artesana es un sector “muy cualificado. Un sector tradicional que hace joyas de calidad excelente y así se reconoce a nivel nacional e internacional”.  Por efecto de la crisis, “ha quedado especialmente tocado, pero todavía hay unas cuantas empresas que son referentes tanto a nivel de calidad como de diseño”.

“Algunas, como Ardentia, hemos dado el paso al siglo veintiuno con las nuevas tecnologías, con el diseño y apostando por la internacionalización”, explica. Esto significa, exponer productos y competir en diseño y calidad con otros productores del resto del mundo.

Sintetiza Luis González que en España habrá unas 12 o 15 empresas joyeras con “conocimientos y capacidades” para competir haciendo un producto de calidad. Empresas que responden a tres preguntas: dónde estamos; qué hacemos y a dónde queremos ir. Y Ardentia es una de ellas, desde Galicia.

Por eso, Luis comprende que haya un espacio para la joyería gallega en Galicia Calidade. Ardentia tiene varias colecciones bajo este sello de garantía como Enova. Esta fue la primera colección que entró en Galicia Calidade. Sus piezas son joyería de filigrana con azabache, algo semejante a la tradición platera de Santiago.

González resume en que la certificación de Galicia Calidade es “un aval frente a los clientes”. Un “refuerzo” para las colecciones e “indirectamente un nuevo nivel de esfuerzo en la calidad y presentaciones” que obliga a tener un producto mejor para estar a la altura.

En fin, muchas otras cosas hemos hablado con Luis González y se recogen en la video-entrevista en una amena e instructiva conversación que aconsejamos no omitir su visionado. Un placer preguntarle y escuchar sus respuestas avaladas por el estudio y la experiencia del oficio en el mundo de la joyería. Grupo ES. agradece su disponibilidad y su transparencia a la hora de hablar y de visitar la empresa.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
21