Banco Popular, la primera prueba exitosa para la Unión Bancaria Europea

Un hombre utiliza el 7 de junio de 2017 el cajero de una sucursal del Banco Popular en la localidad española de Vilanova i la Geltru, cerca de Barcelona.

Un hombre utiliza el 7 de junio de 2017 el cajero de una sucursal del Banco Popular en la localidad española de Vilanova i la Geltru, cerca de Barcelona.

La Unión Bancaria Europea, creada en el fragor de la crisis financiera, superó con éxito su primera prueba sellando la compra del español Banco Popular, amenazado de quiebra, por parte de su compatriota Santander.

Banco Popular, sexto banco español, fue declarado el martes por la noche en estado de “quiebra o de quiebra probable” por el Banco Central Europeo (BCE), que por primera vez recurrió al Mecanismo Único de Resolución (MUR), uno de los pilares de la Unión Bancaria junto al Mecanismo Único de Supervisión (MUS, destinado a detectar problemas en la banca).

Al día siguiente, las autoridades europeas anunciaron la venta por un euro del Banco Popular al Santander, que deberá provisionar casi 8.000 millones de euros para sanear las cuentas de su nueva filial.

El MUR, activo desde enero de 2016, debe organizar la quiebra ordenada de los bancos de la zona euro en dificultades, haciendo que el peso financiero recaiga en el sector bancario. Hasta ahora el BCE nunca había recurrido a esta instancia.

“La supervisión del banco se hizo correctamente y permitió detectar los riesgos que pesan sobre el futuro de su actividad. La autoridad de resolución hizo igualmente su trabajo, todo dentro del marco de una comunicación eficaz y rápida entre los dos mecanismos”, se ufanó una fuente europea consultada por la AFP.

El resultado “parece positivo tanto para los Estados, que no tuvieron que echar la mano al bolsillo, como para los empleados del banco, que van a evitar un cierre liso y llano”, agregó esta misma fuente.

Asimismo, los ahorros de los clientes del Banco Popular serán preservados.

EL SISTEMA ‘FUNCIONA’

“El sistema funciona como estaba previsto que funcione. Esto quita un gran signo de interrogación”, declaró a la AFP Nicolas Véron, experto del centro de reflexión europeo Bruegel.

La crisis financiera de 2008 obligó a muchos Gobiernos europeos a rescatar al sistema financiero con montos colosales, abultando de esta manera la deuda pública. La crisis pasó así a ser de la deuda.

Además del MUR y del MUS, para completar el dispositivo se debe crear un mecanismo único de garantía de depósitos.

El rescate del Banco Popular “justifica el régimen de resolución y prueba que el mecanismo funciona, Banco Popular es un banco importante en España, no era una tarea fácil, es un gran éxito”, reaccionó Christian Stiefmüller, especialista del sector bancario en la organización Finance Watch.

FRAGILIDADES

“Ya no hay justificación al uso de dinero de los contribuyentes cuando un gran banco nacional sistémico se encuentra en dificultad”, se ufanó Stiefmüller.

Esta costumbre está en efecto bien arraigada. La semana pasada el banco italiano Monte Paschi di Siena (BMPS) fue autorizado, después de un acuerdo entre la Comisión Europea y el Gobierno italiano, a beneficiarse de un plan de reestructuración de precaución que prevé hasta 6.600 millones de euros de dinero público.

“Cada situación es diferente”, sopesa Véron. Para el especialista “no hay contradicción” entre la decisión aplicada al Banco Popular y la anunciada por el BMPS, la recapitalización de precaución es “uno de los instrumentos” previstos en la legislación europea “para enfrentar la diversidad de situaciones de crisis”.

En el caso italiano existe no obstante “un desacuerdo evidente entre las autoridades locales y europeas”, subrayó el experto.

Stiefmüller advirtió además sobre los “150 bancos en Europa considerados como sistémicos, lo que significa que podrían provocar un efecto dominó más allá de las fronteras si quiebran de manera descontrolada”.

El muy elevado volumen de deuda incobrable en la zona euro, en particular en Grecia y Chipre, también es fuente de inquietud, afirman los expertos.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada