El BCE mantendrá los estímulos pero dará un paso hacia la normalización

Vista de la sede del Banco Central Europeo (BCE) en Fráncfort (Alemania).

Vista de la sede del Banco Central Europeo (BCE) en Fráncfort (Alemania).

El Banco Central Europeo (BCE) mantendrá previsiblemente los tipos de interés y los estímulos monetarios en su reunión de mañana, tras la que publicará sus nuevas proyecciones de crecimiento e inflación.

Los mercados y analistas prevén que el BCE dará un pequeño paso en dirección a una normalización de su política monetaria y el final de las compras de deuda.

El BCE decidirá en la reunión, que celebra en Tallin, dejar su tasa de interés rectora en el 0 % y seguirá cobrando a los bancos un 0,4 % por el exceso de sus reservas, de acuerdo con los analistas, que coinciden en que la entidad dirá que los riesgos para el crecimiento están más equilibrados.

La mejora de las encuestas de confianza y, en menor medida, datos económicos fundamentales probablemente convencerán al consejo de gobierno del banco europeo a ser menos cauteloso, prevé el economista jefe para la zona del euro de UniCredit, Marco Valli.

El BCE se mostrará menos cauteloso en la medida en que reconozca que los riesgos para el crecimiento ya no son a la baja, sino que son más equilibrados.

El BCE pronosticó en marzo un crecimiento del 1,8 % para este año, con una inflación del 1,7 %, y para el 2018 un crecimiento del 1,7 % con una inflación del 1,6 %.

Para 2019 pronosticó un crecimiento del 1,6 % y una inflación del 1,7 %.

Los expertos consideran que el BCE mantendrá prácticamente sus previsiones, si bien podría revisar ligeramente al alza sus cálculos de crecimiento y algo a la baja las de inflación a corto plazo por la caída del precio del petróleo.

En las proyecciones de marzo el BCE consideró un precio del crudo de 56,4 dólares el barril en 2017 y 56,5 dólares en 2018, con un tipo de cambio del euro a 1,07 dólares.

Desde entonces el precio del barril de crudo ha bajado hasta 50 dólares y el euro se ha apreciado hasta 1,13 dólares.

“Estos cambios tendrán un efecto positivo en el crecimiento y negativo en la inflación en la actualización de las proyecciones”, prevén los analistas del Instituto de Finanzas Internacionales (IFI).

La mitad de la actual apreciación del euro no estará reflejada en estas proyecciones porque se ha producido después de la fecha límite de mediados de mayo para realizar los cálculos, comenta Valli.

El euro ha ganado un 3,2 % frente al dólar en mayo, según los analistas de UniCredit.

El nivel y el ritmo de la apreciación del euro no van a preocupar al consejo de gobierno del BCE porque reflejan principalmente una mejora de los datos económicos en la zona del euro y que se han reducido los riesgos políticos tras las elecciones presidenciales en Francia, según Valli.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada

Etiquetas: