Moody’s rebaja la calificación de JBS en medio del escándalo de corrupción

En la imagen, sede de Moody's en Nueva York.

En la imagen, sede de Moody’s en Nueva York.

La agencia Moody’s rebajó hoy la calificación crediticia del grupo JBS, por lo que la mantuvo en nivel “basura” y agravó aún más la situación de la multinacional cárnica, implicada en varios escándalos de corrupción.

La agencia de calificación de riesgo bajó la nota de crédito de JBS dos escalafones, de “Ba3″ para “B2″, un nivel que para la firma supone un “alto riesgo” para los inversores.

“El descenso refleja los constantes riesgos relacionados con posibles litigios en el futuro, la gobernabilidad de la compañía, riesgo de reputación”, señaló en un informe Moody’s, que no descarta nuevas rebajas en el futuro.

La agencia consideró además que esos riesgos pueden “afectar a las operaciones de la compañía, al acceso al mercado y a su liquidez” y no descarta que JBS sea objeto “directa o indirectamente” de más investigaciones criminales.

El grupo JBS, uno de los mayores exportadores mundiales de carne, se ha visto implicado de lleno en varios escándalos, uno de ellos ha puesto contra las cuerdas al presidente de Brasil, Michel Temer, a quien la Corte Suprema le abrió en mayo pasado una investigación por sospechas de corrupción.

Los sospechas sobre Temer se basan en las revelaciones a la Justicia de varios ejecutivos de JBS que, además de acusar a Temer de recibir coimas desde 2010 y aportar una explosiva grabación, confesaron haber pagado sobornos a 1.829 políticos de 28 partidos.

Relacionado con ese asunto, la Policía brasileña allanó hoy la sede de JBS en una operación para buscar pruebas en una investigación sobre uso de información privilegiada en operaciones bursátiles y de cambio.

La operación fue realizada en coordinación con la Comisión de Valores Mobiliarios, regulador del mercado bursátil en Brasil que ha abierto nueve investigaciones contra JBS por supuestamente haber comprado una elevada cuantía de dólares y haber vendido gran cantidad de sus acciones en los días previos al escándalo.

El grupo, necesitado de dinero para saldar deudas y mantenerse en un mercado que le cerró el acceso a créditos, anunció esta semana la venta por 300 millones de dólares de sus operaciones de carne bovina en Argentina, Paraguay y Uruguay a la también brasileña Minerva.

En marzo pasado, JBS fue también objeto de la llamada operación “Carne Débil” (“Carne Fraca” en portugués), que destapó una mafia de productores que sobornaba a fiscales sanitarios para vender carnes en mal estado o adulteradas.

El conglomerado brasileño J&F, dueña de la multinacional JBS, pidió disculpas públicamente por los actos ilícitos cometidos por los que acordó con la Fiscalía pagar una multa de 10.300 millones de reales (unos 3.100 millones de dólares).

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada

Etiquetas: