La Berlinale premia al iraní Panahi y reparte galardones a 3 latinoamericanos

Guzmán posa con su Oso de Plata por "El botón de nácar", en el backstage de la Berlinale, el 14 de febrero de 2015.

Guzmán posa con su Oso de Plata por “El botón de nácar”, en el backstage de la Berlinale, el 14 de febrero de 2015.

El guatemalteco Jayro Bustamante y los chilenos Pablo Larraín y Patricio Guzmán, este último con una producción chileno-española, han sido premiados el sábado en el Festival Internacional de Cine de Berlín, que entregó el Oso de Oro a la mejor película a “Taxi”, del director iraní Jafar Panahi.

 

La película “El Club” de Larraín, sobre clérigos católicos expulsados del sacerdocio, ganó el Oso de Plata del Gran Jurado, mientras Guzmán obtuvo el premio al mejor guión por “El Botón de Nácar”. Bustamante obtuvo el Oso de Plata Alfred Bauer por el filme “Ixcanul” (volcán), sobre la dura vida de los caficultores mayas.

 

“Taxi”, que cuenta la historia de un conductor de taxi que traslada a una singular variedad de pasajeros por Teherán, entrega una mirada aparentemente caprichosa, pero finalmente profunda sobre la vida y la producción de cine en Irán.

 

Filmada desde el interior de un taxi, con el director al volante, la película fue exhibida a pesar de que Teherán impuso prohibiciones a Panahi, quien no estuvo presente en la ceremonia de entrega de premios.

 

“Creó una carta de amor al cine, su película está llena con amor por su arte, su comunidad, su país y su audiencia”, dijo el director estadounidense Darren Aronofsky, presidente del jurado, al presentar el premio.

 

La estatuilla fue aceptada en nombre de Panahi por una niña que la página web del festival identifica como Hana Saeidi, quien aparece en la película y según informa la Berlinale, es sobrina de Panahi.

 

Debido a las sensibilidades en torno a la película, las personas que aparecen en ella, incluida Saeidi, no aparecen en los créditos.

 

Otros filmes de Panahi han sido exhibidos en el festival desde 2010, cuando se le prohibió hacer películas durante 20 años y fue condenado a seis años de prisión por “propaganda contra el sistema”.

 

Posteriormente fue liberado bajo arresto domiciliario, pero aún tiene prohibición de salir del país, filmar películas o escribir guiones.

 

Su más reciente película fue sacada de Irán de contrabando, mediante vías que no han sido detalladas por el director del festival, Dieter Kosslick.

 

“Creo que es importante que tengamos estas películas, estas películas políticas, porque en realidad reflejan lo que ocurre allí”, dijo Kosslick después de que fueran anunciados los premios.

 

Scott Roxborough, crítico de cine del Hollywood Reporter, dijo que la elección de la película de Panahi “no era ninguna sorpresa”.

 

“La tenía como favorita incluso antes de que comenzara el festival, sólo por la historia de Panahi”, dijo, “Y también, desde luego, por el aspecto político de la película, el hecho de que filmara en secreto, el hecho de que el Gobierno iraní le haya prohibido hacer cine, y a Berlín siempre le gusta celebrar filmes políticos si tienen la oportunidad”, agregó.

 

El premio al mejor director fue compartido por Radu Jude de Rumanía, por “Aferimi”, y la polaca Malgorzata Szumowska, por “Cialo”.

 

Tom Courtenay recibió el premio al mejor actor por su papel como en la película “45 Years” de Andrew Haigh, y Charlotte Rampling recibió el galardón a la mejor actriz por el mismo filme.

 

Los premios se decidieron por un jurado de siete personas liderado por Aronofsky. La 65ª edición del festival de cine de 11 días exhibió más de 400 películas, 19 de ellas en competición por el premio principal.

 

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada