El Banco de Japón mantiene sin cambios su política monetaria

Una bandera japonesa ondea en el Banco de Japón (BOJ), en Tokio (Japón).

Una bandera japonesa ondea en el Banco de Japón (BOJ), en Tokio (Japón).

El Banco de Japón decidió hoy, al término de su reunión mensual, mantener intacto su programa de flexibilización monetaria, que busca lograr una subida estable de precios en torno al 2 % para acabar con una década de deflación.

Así, los miembros de la junta de política monetaria del BoJ aprobaron por 7 votos a 2 mantener en el -0,1 % el referencial a corto plazo que aplica a determinados depósitos que los bancos nipones tienen contratados con la entidad, una medida implementada para evitar el apalancamiento de capitales y estimular el crédito.

A largo plazo, el BoJ decidió también mantener sus compras de bonos estatales por valor de unos 80 billones de yenes (645.538 millones de euros) al año para que el rendimiento del bono japonés a 10 años -principal referente de los tipos a largo plazo en el país asiático- permanezca en torno al 0 %.

La junta también acordó, nuevamente por 7 votos a 2, no alterar su programa masivo de compra de activos impulsado en 2013 con el objetivo de lograr una inflación estable en torno al 2 %.

En este sentido, el banco central de Japón seguirá centrándose en la adquisición de fondos cotizados e inmobiliarios para que su cartera engorde a un ritmo anual de 6 billones y 90.000 millones de yenes (48.411 y 726 millones de euros), respectivamente.

También seguirá incrementando el valor de su portafolio en lo que respecta a bonos corporativos a corto y largo plazo a un ritmo anual de 2,2 y 3,2 billones de yenes (17.743 millones y 25.809 millones de euros), respectivamente.

El BoJ considera que la tercera economía mundial mantendrá una “expansión moderada” y que las exportaciones seguirán aumentado moderadamente ante el crecimiento continuo de las economías de ultramar.

En cuanto al consumo, principal pilar del Producto Interior Bruto (PIB) japonés, la entidad considera que el indicador ha avanzado gracias a la “firme mejoría” del empleo y de los salarios.

Como reflejo del aumento de la demanda interna y externa, la producción industrial de Japón muestra una tendencia al alza, mientras que la rigidez del mercado laboral se “ha intensificado de forma sostenida”, señala en el comunicado emitido al término de la reunión de dos días.

Por su parte, la inversión inmobiliaria y la inversión pública se mantienen “más o menos planas”, mientras que la inflación sigue en torno al 0 por ciento, lejos de la esquiva meta del 2 %, y las expectativas inflacionarias siguen en una “fase de debilitamiento”.

La reunión del BoJ tuvo lugar en la misma semana que la de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), entidad que a diferencia del banco central japonés decidió elevar los tipos de interés un cuarto de punto al rango de entre el 1 % y el 1,25 %, lo que refleja su confianza en la buena salud de la economía estadounidense.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada