Laura Afonso, viuda del pintor-arquitecto luso: “Nadir era una persona recatada que vivía para su trabajo”

Laura Afonso, en el Museo Nadir Afonso, en Boticas. Portugal.

Laura Afonso, en el Museo Nadir Afonso, en Boticas. Portugal.

“Nadir decía…”, la expresión que sale de los labios de su viuda, Laura Afonso, de continuo. Presidenta de la Fundación Nadir Afonso, Laura es la mente, los labios y las manos de Nadir para divulgar su obra tras su desaparición. Laura explica a Grupo ES. la obra pictórica de Nadir Afonso en el museo de Boticas, la villa natal materna, porque el pintor y arquitecto nace en Chaves (1920) y muere en Cascais (2013).

Todo en este pintor abstraccionista geométrico es curioso. El nombre de Nadir significa ‘un punto da esfera celeste’ y, en hebreo, quiere decir ‘raro, único’.  Su padre le puso Nadir por consejo de una gitana que encontró en su camino al registro civil en contra al que él pensaba ponerle, Orlando.  Su obra y su opinión sobre el arte también son al menos curiosas. En la Escuela de Bellas Artes de Oporto, al irse a matricular en pintura, Nadir se ve orientado por un funcionario a matricularse en arquitectura, aunque su idea inicial y lo que le interesaba fuera la pintura. Luego como arquitecto llegará a trabajar con arquitectos de la talla de Le Corbusier y Oscar Niemeyer.

Nadir Afonso estudió pintura en París donde residió 30 años. En 1980, regresó a Portugal.

Su viuda Laura Afonso lo define como “persona recatada que vivía para su trabajo”. No tenía necesidad de producir obra… Y tampoco era de esos artistas –explica Laura a Grupo ES.- que buscan reconocimiento por su mayor capacidad de promoción más que de creación.

A menos de cuatro años de su muerte (falleció con 93 años), la obra de Nadir es “inmensa” y está inédita en su 90%. En la actualidad es posible contemplarla en Boticas y Chaves.

Como pensador del arte, Nadir Afonso “era un apasionado de la Filosofía, especialmente de la Estética. Se basa en el principio de que toda obra artística es de origen matemático”. Nadir descubre la morfometría latente en toda la pintura tanto contemporánea como Renacentista o la de otras épocas. La geometría –a su juicio- dirige de manera implícita la obra de arte. No es necesario representar un cuadrado, un triángulo o un círculo para sentir la ley geométrica, explica Laura. Y concluye: Se puede sentir a través de puntos de referencia.

Su viuda asegura que “toda la vida de Nadir fue dirigida a la creación artística y la matemática”.

Ahora la Fundación con ella, viuda-presidenta, “trata de divulgar y estudiar la obra de Nadir. Porque su estética es diferente de otras corrientes técnicas. Tenemos mucho interés en dar a conocer esta forma de ver el arte, en la que hay una gran aproximación del Hombre y la Naturaleza. Toda obra de arte obedece a leyes de la Naturaleza; es reflejo de estas leyes”, explica Laura Afonso.

Su colección de ciudades contiene cuadros dedicados a ciudades españolas como A Coruña, Oviedo, Madrid, Salamanca…

En  Boticas sorprende la cantidad de cuadros con cuerpos de mujer. Laura explica que lo representado es “secundario”.  Lo importante en la pintura de Nadir es “cómo las formas se organizan en la tela”.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
21