Damià Tormo, científico de carrera y emprendedor por vocación: “No tiene mucho sentido [la investigación], si no haces la comunicación entre la ciencia y la sociedad”

El científico y emprendedor valenciano Damià Tormo, galardonado con el premio Empresa de la Fundación Princesa de Girona (FPdG), durante la entrevista, en la que ha asegurado que con la ciencia que hay en España se pueden hacer "las cosas bien" y competir "a nivel internacional".

El científico y emprendedor valenciano Damià Tormo, galardonado con el premio Empresa de la Fundación Princesa de Girona (FPdG), durante la entrevista, en la que ha asegurado que con la ciencia que hay en España se pueden hacer “las cosas bien” y competir “a nivel internacional”.

El científico y emprendedor valenciano Damià Tormo, galardonado con el premio Empresa de la Fundación Princesa de Girona (FPdG), asegura que con la ciencia que hay en España se pueden hacer “las cosas bien” y competir “a nivel internacional”.

Tormo, de 35 años, confiesa en una entrevista que decidió dejar su carrera científica al percibir que sus descubrimientos se quedaban en “meras publicaciones y no contribuían a mejorar la vida de los pacientes”, lo que le llevó a fundar en 2010 su primera empresa, Bioncotech Therapeutics, a la cual le han seguido otros proyectos empresariales.

Este científico de carrera y emprendedor por vocación ha sido premiado por ser capaz de conectar el mundo de la investigación con la iniciativa empresarial de éxito.

Licenciado en Ciencias Biológicas por la Universitat de València y doctorado en Inmunología y Genética Molecular por la Universidad de Bonn (Alemania), su trabajo como investigador ha estado centrado en identificar las necesidades médicas reales y encontrar soluciones a dolencias como el cáncer o enfermedades autoinmunes.

Sus descubrimientos científicos, desarrollados en Bonn, Michigan (EEUU) y el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), le han permitido obtener una patente para una terapia contra tumores agresivos como el melanoma metastásico, del que en la actualidad se realiza un ensayo en pacientes oncológicos en la Clínica de Navarra y el Hospital Gregorio Marañón.

Tormo confiesa que como investigador “lo bonito es que la investigación llegue a los pacientes. Sin haber hecho ese cambio de investigador a emprendedor, seguramente eso se habría quedado ahí y para mi no tiene mucho sentido si no haces la comunicación entre la ciencia y la sociedad”.

Consciente de que en España existían muchos otros desarrollos científicos y con “gran potencial”, en 2013 fundó la empresa Artax Biopharma Inc, con una licencia del CSIC y sede en Boston, donde desarrolla una nueva terapia para enfermedades autoinmunes (esclerosis múltiple, colitis o lupus) y está en fase II de ensayos clínicos.

También es cofundador de empresas del sector biotecnológico como Restaura Biotech, que usa agentes biológicos para la restauración del patrimonio histórico, Biocapital Advisors o PTS, con un novedoso método de producción de polímeros de uso cosmético y farmacéutico que permite entregar agentes activos dentro de la piel.

A finales de 2015, fundó con Javier García (exvicepresidente de desarrollo de negocio de la farmacéutica Eli Lilly) la gestora de capital de riesgo Columbus Venture Partners S.G.E.I.C, que solo durante el pasado año creó un fondo de más de 40 millones de euros para invertir en tecnología española de universidades y centros públicos.

Desde su arranque, se ha invertido en cinco nuevas empresas que han atraído una inversión adicional nacional y extranjera de más de 100 millones de euros, una de ellas Vivet Therapeutics SAS, con sedes en Pamplona y París, que desarrolla tratamientos de terapia génica para enfermedades metabólicas del hígado.

También tienen en marcha la construcción en Madrid del primer centro en España de protonterapia para el tratamiento de tumores, especialmente pediátricos, algo que podría ser una realidad en 2019, según ha explicado a EFE.

“Desde España, con la ciencia que hay, se pueden hacer las cosas bien y competir a nivel internacional”, asegura este científico y emprendedor, que asegura que no solo se debe atraer a nuestro país talento científico sino también “talento gestor, es clave”.

Tormo considera que parte del dinero que se gasta en ciencia debe estar destinado a innovaciones que vayan a la sociedad, y defiende que la ciencia básica “se convierta en un producto, en un servicio que beneficie a la sociedad. Si no es así, no tiene mucho sentido”.

Por ello, una parte de lo que ganan en las empresas lo reinvierten en la Fundación Columbus para acciones sociales en el ámbito de la cultura, educación y salud, y para ayudar a jóvenes bioemprendedores que luchan porque los descubrimientos científicos “vayan más allá de publicaciones en revistas de impacto”.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada