Un té puede prevenir las diarreas producidas por una bacteria que causa la muerte

Un trabajador en las plantaciones de té de Cameron Highlands (Malasia).

Un trabajador en las plantaciones de té de Cameron Highlands (Malasia).

Un grupo de biomédica de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) ha iniciado una recogida de fondos, a través de ‘crowdfunding’ o microdonaciones, para investigar cómo un té puede prevenir las diarreas producidas por una bacteria que causa la muerte de un millón de niños cada año en el mundo.

 

Es el primer grupo de una universidad madrileña, y el segundo de la región tras un equipo del hospital Ramón y Cajal, en ser seleccionado por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (Fecyt) para recaudar fondos a través de la plataforma Precipita, la primera web pública para la financiación colectiva en ciencia.

 

“El 30 % de las diarreas infecciosas son provocadas por bacterias Escherichia coli (Epec) patógenas. Hemos descubierto cómo una infusión podría ser útil para prevenir y tratar estas infecciones”, ha destacado a Efe la profesora de Microbiología de la Facultad de Medicina de la UCM, Narcisa Martínez Quiles.

 

Un estudio que comenzó en agosto pasado, en colaboración con la Facultad de Farmacia, ha revelado que “un extracto herbal que se toma como té bloquea en laboratorio la adhesión de la bacteria Epec a las células, impidiéndole introducir sus proteínas o componentes para manipular la célula en su favor”, ha explicado Martínez.

 

“Ahora queremos repetir el experimento con otro tipo de células, al menos de dos maneras distintas para confirmar el efecto”, ha añadido la profesora, que ha preferido no revelar el nombre del extracto con vistas a patentarlo.

 

“Se trata de demostrar si el compuesto herbal bloquea esta inyección de componentes -efecto antimicrobiano- y también si tiene efecto antiinflamatorio”, ha añadido.

 

Este estudio era uno de los tres puntos de un proyecto que el grupo solicitó al Ministerio de Economía, pero no lograron financiación, por lo que buscaron otras alternativas.

 

“Fue entonces cuando encontramos la plataforma Precipita. La gente se inscribe y puede donar desde 10 euros. La plataforma recauda durante tres meses y después transfiere los fondos a la facultad”, detalla.

 

El trimestre pasado, un grupo del hospital Ramón y Cajal dirigido por la doctora África Holguín consiguió recaudar, a través de Precipita, un total de 17.360 euros para investigar “un método barato y sencillo de detección precoz del VIH en niños menores de 18 meses”, según la descripción del proyecto.

 

Martínez recalca que el sistema de microdonaciones es “especialmente importante para los grupos pequeños, que son los más afectados por los recortes”.

 

A su juicio, la plataforma Precipita, que es la única oficial, “es una buena idea, pero no debe sustituir a la financiación gubernamental”, advierte esta profesora.

 

Tras una estancia de siete años en el Children Hospital de Boston, Martínez volvió a España con una beca del programa Ramón y Cajal para desarrollar su propia línea de investigación.

 

Desde octubre pasado, otros tres grupos radicados en Madrid pero dependientes de organismos nacionales han expuesto sus proyectos en la plataforma.

 

Las mayores recaudaciones fueron los casi 30.000 euros logrados por un grupo del CSIC para investigar la SHUa, una rara enfermedad infantil, seguido de un grupo del CNIO, que recaudó 25.000 euros para buscar un nuevo diagnóstico para un tipo agresivo de cáncer cerebral.

 

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada