Guindos sostiene que sin la ayuda a la banca España “hubiera salido del euro”

El ministro de Economía, Luis de Guindos, durante su intervención hoy en la segunda jornada de los cursos de la APIE sobre "La cuarta revolución. ¿Cómo afecta la agencia digital a la economía y a la industria?", en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

El ministro de Economía, Luis de Guindos, durante su intervención hoy en la segunda jornada de los cursos de la APIE sobre “La cuarta revolución. ¿Cómo afecta la agencia digital a la economía y a la industria?”, en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha defendido hoy los términos de la ayuda europea a la banca española, ya que sin ella España “hubiera salido del euro” en vez de estar hablando de un aumento estimado del PIB en el segundo trimestre de “entre el 3,5 % y el 4 %” en términos anualizados.

Durante su intervención en Santander en un curso sobre economía digital organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) y patrocinado por BBVA, el ministro ha señalado que la economía española se está acelerando y entre abril y junio el PIB crecerá entre un 3,5 % y un 4 % en términos anualizados.

Eso significa que en el segundo trimestre la economía española podría crecer entre el 0,9 y el 1 %, ya que la tasa anualizada supone multiplicar el crecimiento intertrimestral por los cuatro trimestres del año.

De este modo, De Guindos ha recalcado que sin la ayuda recibida por el sector financiero español el país no estaría ahora creciendo a un ritmo del 3 %.

También ha justificado el proceso de resolución del Banco Popular, que cayó por un problema de liquidez -y no de solvencia- por la masiva retirada de depósitos de grandes y pequeños inversores, lo que provocó una situación de alarma en los mercados.

El ministro no ha descartado la posibilidad de que se hubiera producido un uso de información privilegiada -abuso de mercado- en las semanas previas a la liquidación del banco, como dejó entrever ayer la presidenta de la Junta de Supervisión del Banco Central Europeo (BCE), Daniele Nouy.

La funcionaria instó España a investigar las salidas de capital realizadas la víspera de la resolución del Banco Popular por parte de ayuntamientos y comunidades autónomas, algo que De Guindos ha admitido pues los propios protagonistas de esas retiradas de fondos lo han reconocido.

No ha querido entrar en si hubo o no hubo esa información privilegiada con las acciones del Popular antes de su liquidación, pero si la hubo, “no sirvió de nada”, ya que ningún depositante, ni los que sacaron su dinero ni los que no, ha salido perjudicado.

Lo que sí ha dejado claro es que la salida de depósitos fue lo que desencadenó la intervención, pero no sólo por parte de inversores institucionales, que se mueven en gran medida por las calificaciones de las agencias de rating -que llevaban tiempo rebajando sus notas al Popular-, sino por parte de pequeños inversores, aunque sin precisar el volumen ya que se trata de datos confidenciales.

De Guindos ha valorado las herramientas de las que se ha dotado la Unión Europea para hacer frente a situaciones críticas de entidades financieras, y en concreto ha dicho que “un instrumento de resolución es imprescindible para que el sistema funcione mejor”.

En el caso del Popular, ha señalado, funcionó “porque había un comprador” -impensable en 2012-, algo que en buena parte obedece a la buena marcha de la economía española, que “crece al 3 % y donde ya puede verse una cierta recuperación del mercado inmobiliario”.

Tampoco se ha pronunciado sobre la actuación del presidente saliente del Popular, Emilio Saracho, ya que ha asegurado que prefiere “mirar hacia adelante”.

Sí ha aludido a la solicitud de la Fiscalía Anticorrupción de que declare como testigo cuando se abra el juicio oral sobre la salida a bolsa de Bankia, y ha asegurado que está a disposición de los tribunales aunque en ese momento, en julio de 2011, él no era ministro; la cartera la ocupaba entonces Elena Salgado.

Sobre la prohibición de operar con posiciones cortas sobre las acciones de Liberbank acordada hace pocos días por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), algo que no se hizo cuando los títulos del Popular sufrieron grandes oscilaciones, ha explicado.

“No había nada que justificara lo que pasaba con las acciones de Liberbank”, y en cuanto se prohibió este tipo de operativa, las acciones han recuperado la normalidad.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada