Vilarinho Seco, la aldea ancestral de Boticas, donde Casa Pedro es referencia del buen comer

Los 'pedros' orgullosos de su Ecolabel.

Los ‘pedros’ orgullosos de su Ecolabel.

Entrar en la aldea de Vilarinho Seco, uno de los 52 núcleos rurales del municipio luso de Boticas -distrito de Vila Real, Región Norte y subregión de Alto Trás-os-Montes-,  “es como retrotraerse a la época medieval”, afirma el técnico municipal Ricardo Mota.

Mota destaca de Vilarinho Seco que mantiene su patrimonio edificado tal como era en la antigüedad, e igualmente persiste como antaño el “modus vivendi” de sus habitantes. “Vilarinho tiene características ancestrales”, resume.

Otro rasgo que valora este técnico municipal, historiador, es “como en su aislamiento sus habitantes se organizaron para ser autosuficientes”. Vilariño está en la zona alta de montaña –el Barroso- de Boticas, en la tierra fría de Trás-os-Montes.

En pleno centro de la aldea, Ricardo Mota destaca una casa del siglo XVI que, aunque con pequeñas reformas como la cubierta ahora de teja, mantiene su factura medieval. Tiene un pasadizo para trasladarse a los pajares sin salir al exterior y, en éste, alberga una pequeña capilla. Cuenta con horno para cocer pan y otras comodidades que convertían a sus habitantes en autosuficientes durante un tiempo.

Vilarinho Seco, por cierto, no es un lugar seco sino todo lo contrario de lo que indica el topónimo. Prueba de ello, se conserva un importante conjunto de molinos de rodezno que han sido rehabilitados por la Cámara Municipal.  En Vilarinho viven personas mayores y algunos jóvenes,  como dice Mota, no quisieron emigrar o que tuvieron el coraje de quedarse.

Pero estaría incompleta la descripción de esta aldea medieval, sin la referencia a Casa Pedro. Una casa de labranza que hoy es un establecimiento de turismo rural con una excelente gastronomía. Pedro Medeiros y su hijo, también Pedro, son los artífices de un establecimiento que fue el primero en Portugal en conseguir la Ecolabel, esto es, Certificación de Eficiencia Energética y Responsabilidad Ambiental.Ceres Ecotur-Eceat es un sello de calidad que certifica a los diferentes operadores turísticos del medio rural y natural que promuevan actividades turísticas respetando el medio ambiente donde están establecidos.

Todo empezó en los años 90, cuando el guionista de cine José Fonseca e Costa quiso rodar una parte de la película de drama político, Cinco días, cinco noites, en Vilarinho Seco. Le pidió a Pedro Medeiros que les diera de comer a todo el equipo en Casa Pedro. Ellos no tenían experiencia de dar comida para grupos y se mostraron reacios. Fonseca insistió y acabaron comiendo allí de los productos que los Medeiros producían. La familia tenía su explotación familiar agrícola y ganadera y se surtían de sus propios productos. Cuando Fonseca trasladó la localización de la película a Chaves, el equipo siguió viniendo a almorzar a Casa Pedro. Así se iniciaron como casa de comidas. Lo demás lo hizo el boca a boca, el “pasa palabra”, de los clientes satisfechos y de los vecinos que recomendaban el establecimiento.

Pedro Medeiros nunca dejó a nadie sin comer aunque no reservara (“marcar”). Él siempre prefiere reserva de antemano ya que ni siquiera hay horario fijo ya que ellos tienen que atender la explotación familiar. Pero nunca se ha oído decir que un visitante marchase sin comer, a pesar de no reservar. Como dice Pedro senior “no comieron lo que ellos querían”, pero en la bodega no falta jamón –“presunto”- y vino. Y lo mejor, no es el primero al que después de esta medida de urgencia, no le quiere cobrar. Ah, sobre el cocido, que todo el mundo sepa que no lo hay durante todo el año. Solo cuándo matan el cerdo y hay ingredientes para hacerlo. Si no escucharán a Pedro: “No es posible”. Eso sí, no se quedarán sin llevarse algo al coleto.

Vilarinho Seco es la joya de la corona de Boticas.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
1