Del Moral, magistrado del TS: “Nos encontramos ante un derecho penal simbólico que busca apaciguar una opinión pública alarmada o canalizar sentimientos más que una concreta eficacia de la norma penal”

Ha intervenido también el presidente de la Audiencia Provincial de Cádiz, para quien “en un mundo globalizado, con índices de criminalidad transfronteriza enormes, es imprescindible aprobar instrumentos de cooperación penal internacional”

Enrique López y Antonio del Moral.

Los magistrados Enrique López y Antonio del Moral.

El magistrado del Tribunal Supremo Antonio del Moral ha centrado su ponencia en la Escuela de Verano del Poder Judicial en identificar algunas tendencias en la evolución del derecho penal a comienzos de este siglo XXI y su plasmación en el ordenamiento punitivo español. “La irrupción de la llamada postverdad y la forma de acercarse a la realidad que rodea ese término también tiene su traducción en el mundo del legislador penal, en el que las emociones, desplazando al discurso racional, tienen un notable peso en la conformación de la legislación penal”, ha explicado.

Para el ponente, la idea del populismo punitivo y la progresiva expansión del derecho penal es un fenómeno muy presente en la legislación española de los últimos años, “como demuestran el endurecimiento de las penas, la inflación penal o la aparición de nuevos delitos”. “Nos encontramos ante un derecho penal simbólico que busca apaciguar una opinión pública alarmada o canalizar sentimientos más que una concreta eficacia de la norma penal”, ha sostenido Del Moral, para quien “el traspaso progresivo de la competencia sobre la legislación penal a instancias supranacionales, unido a la aceleración de la evolución de la sociedad, provoca inestabilidad en la legislación penal, siempre en cambio constante”.

El presidente de la Audiencia Provincial de Cádiz, Manuel Estrella, ha analizado en su intervención el funcionamiento de la cooperación judicial internacional. Para Estrella, “en el mundo globalizado que vivimos y con unos índices de criminalidad transfronteriza enormes, es absolutamente imprescindible aprobar instrumentos de cooperación penal internacional”. Ha puesto como ejemplo los tratados de la Unión Europea que han permitido que los jueces de cualquier Estado miembro pueden requerir la intervención de un compañero de otro país. “En la Unión Europa esta cooperación funciona fantásticamente bien y ha dado unos resultados magníficos”, ha asegurado, al tiempo que ha reflexionado sobre la necesidad de desarrollar estos instrumentos en otros países, como por ejemplo Marruecos. “Ahí disponemos de un magistrado de enlace, que facilita mucho las cosas, pero lo ideal sería poder disponer de un instrumento de cooperación directa” ha indicado.

Estrella ha puntualizado, no obstante, que “para que estas herramientas funcionen correctamente, tiene que haber una armonización de las legislaciones y garantías en el desarrollo del proceso”.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
1