“Una conversación entre flores”

Carolina Herrea Resort 2018: vestido de tul B&N. © Carolina Herrera

Carolina Herrea Resort 2018: vestido de tul B&N. © Carolina Herrera

La diseñadora se inspiró en La Vega, su finca en Venezuela.

“Una conversación entre flores”, así interpreta Carolina Herrera los contrastes entre los colores y texturas de las buganvilias, jazmines, fresias o hibiscos de su jardín en La Vega, su finca en Venezuela.

Esta nueva colección se caracteriza por sus flores y colores. Se pueden apreciar jazmines bordados sobre faldas de seda o apliques de amapola hechos a mano. En cuanto a la paleta de colores los tonos rosas, cobalto y aguamarina se combinan con pinceladas de blanco y negro para crear una propuesta fresca que refleja el espíritu de esta temporada.

Para el día las camisas de seda y algodón emparejadas con short de sastre, faldas a media pierna y pantalones de pata de elefante, al igual que están muy presentes los vestidos camiseros. En cuanto a la noche, CH propone estampados llamativos como lunares XL o jacquard en forma de hortensias.

Sin duda, el broche final lo pone uno de los vestidos de noche: escalonado, con líneas arquitectónicas en tul blanco y negro; que consigue representar a la perfección el glamour que caracteriza a la casa.

Print Friendly
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
21