Francia remite disputa sobre “derecho a ser olvidado” al Tribunal Europeo

Los jueces de la UE tendrán que decidir si Google tiene que retirar globalmente determinados resultados de búsqueda en internet para cumplir con una sentencia de privacidad después de que un tribunal francés remitiese el caso al Tribunal de Justicia de la UE. Una mujer sujeta su smart phone, mostrando el buscador de Google, en una foto tomada el 24 de febrero de 2016.

Los jueces de la UE tendrán que decidir si Google tiene que retirar globalmente determinados resultados de búsqueda en internet para cumplir con una sentencia de privacidad después de que un tribunal francés remitiese el caso al Tribunal de Justicia de la UE. Una mujer sujeta su smart phone, mostrando el buscador de Google, en una foto tomada el 24 de febrero de 2016.

Los jueces de la UE tendrán que decidir si Google tiene que retirar globalmente determinados resultados de búsqueda en internet para cumplir con una sentencia de privacidad después de que un tribunal francés remitiese el caso al Tribunal de Justicia de la UE.

Google, la principal división de Alphabet, se ha enfrentado con CNIL, la autoridad de protección de datos francesa, acerca del ámbito territorial de su llamado “derecho a ser olvidado”, que requiere al mayor motor de búsqueda del mundo eliminar información inadecuada e irrelevante de los resultados web mostrados en la búsqueda de personas concretas.

Después de ser multado con 100.000 euros por el CNIL en marzo de 2016 por no aplicar la eliminación de contenidos fuera de las fronteras francesas, Google apeló al tribunal administrativo supremo de Francia, el Consejo de Estado, que el miércoles transfirió la cuestión al Tribunal de Justicia de la UE.

El gigante tecnológico ha argumentado que se debe llegar a un equilibrio entre el derecho a la privacidad y la libertad de expresión, alegando que dichas eliminaciones no deberían ir más allá de Europa e interferir con otros países donde las leyes al respecto son distintas.

Sin embargo, la reguladora francesa, CNIL, dice que la retirada de datos debe ser global para respetar el derecho a la privacidad de los europeos porque los usuarios expertos pueden burlar el dominio doméstico de Google donde la eliminación está vigente.

La disputa surgió después de que el Tribunal de Justicia Europeo resolviese en 2014 que motores de búsqueda como Google o Bing respetasen el “derecho a ser olvidado”. Aunque Google sí lo hizo, solo se sucumbió a la sentencia en sus webs europeas, como Google.de en Alemania o Google.fr en Francia, argumentando que extender estas medidas internacionalmente sería un precedente peligroso para el concepto de alcance territorial de las leyes nacionales.

“Desde 2014, hemos trabajado muy duro para implementar cuidadosa y comprensivamente el veredicto del “derecho a ser olvidado” en Europa”, dijo Peter Fleischer, consejero de privacidad global de Google, en un comunicado.

“Hemos estado defendiendo la idea de que cada país debería poder equilibrar entre la privacidad y la libertad de expresión en la forma que este prefiera, no de la forma que otro país escoja”.

El CNIL rechazó hacer comentarios.

El año pasado, Google también empezó a eliminar resultados en todos sus dominios – incluyendo Google.com – cuando estos fuesen accedidos desde el país de donde procedía la resolución.

Print Friendly, PDF & Email
Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada